Jorge Sosa LUGARES Lunes, 30 de Setiembre de 2019

El Pozo de las Ánimas

El Pozo de las Ánimas es una formación geológica localizada en el departamento de Malargüe, sobre la ruta provincial N°222, cerquita del arroyo Las Amarillas y también cerca de las fuentes termales de Los Molles.

Lunes, 30 de Setiembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Lunes, 30 de Setiembre de 2019 | El Pozo de las Ánimas es una formación geológica localizada en el departamento de Malargüe, sobre la ruta provincial N°222, cerquita del arroyo Las Amarillas y también cerca de las fuentes termales de Los Molles.

Muestra dos depresiones, divididas por una estrecha y endeble separación, que con el paso de los años desaparecerá y las dos  terminarán unidas. Los pozos tienen 200 m de diámetro, 80 metros para alcanzar el agua y los lagos una profundidad de 20 metros.
Muchas historias se cuentan del lugar, incluso aquellas trágicas que afirman que en épocas duras de la política en nuestro país, a los pozos fueron arrojados los cuerpos de adversarios en pugna. La leyenda dice otra cosa. Por entonces, cuando en nuestra tierra mandaban los pueblos originarios, el territorio no reconocía fronteras.
Una tribu, proveniente de Chile amenazó a los nativos que poblaban la zona de Los Molles, quienes, ante los gritos de amenaza de los invasores que se acercaban, abandonaron su lugar de asentamiento y comenzaron a huir. Más, de pronto, los gritos hostiles cesaron. Un silencio profundo, silencio de montaña, se apoderó de todo el lugar. Después volvieron los gritos, pero ya no eran de guerra, eran gritos de lamento, de dolor. Volvieron sobre sus pasos los que habían huido y encontraron que la tierra se había hundido bajo los pies de sus perseguidores y se habían formado dos enormes pozos que les impidieron cumplir con sus propósitos. Muchos de ellos desaparecieron en el agua del fondo.
Tal vez un castigo de sus dioses por tratar de apoderarse de lo que no les pertenecía. Desde entonces los nativos los llaman "Trolope-co", que en su lengua significa "Agua de los muertos o agua del gritadero de las ánimas".

Seguí leyendo