Jorge Sosa CONTRATAPA Miercoles, 25 de Setiembre de 2019

Alergia

Miercoles, 25 de Setiembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Miercoles, 25 de Setiembre de 2019 |

Uno está eufórico con septiembre
¡Que bello septiembre con los pajaritos
que andan aleteando por cielos celestes
Y las florecitas que que se empetalizan
sobre los jardines que hay a la intemperie!
El amor desborda nuestros corazones
las hormonas entran a superponerse
y entre mariposas y entre enamorados
uno grita potro ¡Qué bello es septiembre!

Septiembre viene como a revitalizarnos. Hemos pasado acovachados todo el invierno al lado de la estufa que calienta por partida doble, por el fuego y la factura de gas que nos ha de llegar el próximo mes, y en septiembre se siente libre de esos menesteres, más adecuado a la naturaleza, con más ganas de hacer cosas. Inclusive de hacer más pibes.
Hay como un resurgimiento en todos lados. Los árboles comienzan a vestirse nuevamente y su sombra, que fue enemiga en invierno, pasa a ser una aliada reconfortante cuando castiga el despiadado sol cuyano. Septiembre es la confirmación de que el renacimiento es posible.

Sí, macanudo, bello para todos, menos para los que sufren de alergia.  Para ellos septiembre es una tortura, viejo. Alguna vez Les Luthiers compuso una canción que dice:
"El polen ya se esparce por el aire / con donaire / gestando con traslados tan normales / vegetales".

Pero los traslados del polen pueden ser a nuestras vías respiratorias y entonces viejo, viene el festival del estornudo. Uno estornuda en cadena. No es un estornudo, es una batería de estornudos, es un estornuderío.  Sabido es que un estornudo es resfrío en aerosol.

Pero también vienen la carraspera. A mí me ocurre todas las mañanas. Mi mamá me solía decir: "No seas tosudo, nene".  Pero parece que no tuvo suerte con la recomendación.

Los ojitos se ponen brillantes como estuviéramos llorando por algo, por el país, por ejemplo, para que las lágrimas tengan un motivo importante. La nariz pica. Sobre todos las narices aguileñas como las de Bilardo por ejemplo, esas pican más.

La respiración se hace dificultosa y hay gente que la pasa realmente mal con el polen, las temperaturas, la época del año, y la polución que es la mala palabra del aire.

Hay muchos mesejantes que en estos momentos están combatiendo a la alergia, manoteando antihistamínicos y broncodilatadores. Los corticoides se enfrentan al tribunal de las enfermedades porque saben que tienen mala prensa. Dicen los entendidos que son armas de doble filo, porque por un lado son los más efectivos y por otro lado pueden joderte la presión, el estómago, y provocar retención de líquidos. Entonces el tipo prefiere seguir teniendo una alergia pura que un remedio tan jodido. Es cuando se cumple el refrán: "Es peor el remedio que la enfermedad".
 
Está en estos momentos adentro de un montón de lectores de esos que me están leyendo. Inclusive dentro de algunos que ni siquiera accedieron al diario, porque es sabido que cuando a un médico se le hace difícil el diagnóstico, las posibilidades son tres, estrés, alergia o virus.

¡ Vaya con el polen! Algo tan diminuto puede joder tanto. Y pensar que alergia tiene las mismas letras que alegría. En fin, ¡salud!, pero no de brindis, sino de achís.

Seguí leyendo