Jorge Sosa sosajorgeluis45@gmail.com Jueves, 30 de Mayo de 2019

Marte

Jueves, 30 de Mayo de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Jueves, 30 de Mayo de 2019 |

Vamos a hablar un poco de mitología romana. Yo sé que usted estará pensando en este momento, señora: “Con los problemas que tengo, con el mediodía que he tenido, con las papas que aún está duras, con los culillos que vienen de la escuela famélicos y las papas que no se ablandan, con mi marido que protesta porque los culillos protestan y las papas no se cocinan, y este tarado se pone a hablar de mitología romana”. 

La entiendo, pero me veo en la obligación de hablar de la mitología romana porque no encuentro otra manera de empezar el monólogo. Podría hablar de la importancia del agua en la navegación, o la obstinación de Lavagna en no ir a las PASO, o la incidencia del azar en el juego del Loto, pero me parecen temas muy trillados.  

Discúlpeme, pero no tengo otra que hablar de Marte. Empiezo: Marte era un dios romano, pero un dios pulsudo, doble pechuga, casi un dios patovica. Era hijo de Júpiter y de Juno. Juno era una diosa que continuamente te estaba mirando a ver que hacías.  

Pero además fue el padre de Rómulo y Remo, los fundadores de Roma. Un día conoció a una mujer cualunque pero él dedujo que estaba hecha una diosa. La mina era una Rea, no por sus actividades íntimas sino porque se llamaba Rea. Era Larrea como el que hacía el programa rapidísimo, el Hetitor. 

Marte le dijo a Rea para conquistarla: - Quiero fundar la ciudad de Roma con vos, mameta – Ella le contestó: -¿Y por qué la ciudad de Roma, ah? – Porque Roma al revés es amor – Y listo, la volteó ahí nomás, quiero decir la conquistó ahí nomás. 

Pero Marte no era solamente fundador sino también el dios de la guerra. Cuando el hombre se dio cuenta de que la Tierra no era el único cascotito cósmico que giraba alrededor del Sol, le puso de nombre Marte al cuarto planeta de este sistema.  

El sistema solar es verdaderamente curioso. Por ejemplo Mercurio es el planeta que sólo lee un diario chileno. Saturno, a juzgar por sus anillos, es el único planeta casado del sistema solar. Plutón es el planeta que se salvó de las cargadas por una “ele”. Venus es el planeta que no deben ver los niños. 

Marte siempre nos cautivó por la posibilidad que haya vida en él. Orson Welles se mandó un despelote de novela allá en 1938, cuando transmitió por radio una invasión marciana en la “Guerra de los mundos”.  

Antes habían detectado canales que nunca fueron premiados con el Martín Fierro. Desde ahí hasta el ET de Spilgber, pasando por Fabio Zerpa y los Enanitos Verdes, la posibilidad de existencia de vida en Marte siempre nos ha fascinado.  

Por estos días varias expediciones terrestres se dirigen a Marte en busca de vida. Yo digo, antes de buscar vida en otros planetas, ¿no convendría respetar la vida en éste? Marte era el dios de la guerra para los romanos. Si recordamos lo reciente de Kosovo, de Afganistán y de Irak y de Siria, y la plata que se gasta en el mundo en armamentos cada vez más sofisticados, casi que el nombre Marte, le cae mejor a la Tierra. 

 En fin, como decía mi buen amigo Gino: hasta ahora no se ha descubierto vida inteligente en los planetas del sistema solar, incluyendo la Tierra. 


Seguí leyendo