¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Enterraron a Rayan, el niño que murió atrapado dentro de un pozo en Marruecos

¿Quieres recibir notificaciones de noticias?

Publicidad

19° Mendoza

Domingo, abril 21, 2024

RADIO

ONLINE

19° Mendoza

Domingo, abril 21, 2024

RADIO

ONLINE

PUBLICIDAD

Enterraron a Rayan, el niño que murió atrapado dentro de un pozo en Marruecos

El pequeño cayó accidentalmente el martes pasado en un pozo seco de 32 metros de profundidad que había sido construido cerca de su casa.

Redacción
07/02/2022 18:29
PUBLICIDAD

Rayan, el niño de 5 años que falleció luego de permanecer cinco días atrapado de un pozo de 32 metros de profundidad en el norte de Marruecos, fue enterrado hoy cerca de su aldea ante la presencia de cientos de personas.

Las exequias se desarrollaron durante la plegaria musulmana del mediodía en un cementerio situado a unos kilómetros de Ighran, la localidad donde ocurrió el accidente, informó la agencia AFP. 

Un imán pronunció una breve plegaria delante de la familia y del resto de los los asistentes antes de la inhumación. 

"Nunca pensamos que íbamos a vivir momentos tan difíciles. Rayan estará en nuestros corazones por siempre", dijo a la AFP Mounir Murid, un habitante del pueblo.

"Es como si Rayan hubiera sacado a la luz la situación de nuestra región. Aquí nunca hemos visto a los medios de comunicación ni a los políticos. No tenemos carreteras, ni hospitales, ni educación", añadió.

En la noche del sábado luego de cinco días, los restos del niño fueron extraídos y transportados al hospital militar de Rabat, probablemente para realizarle una autopsia. 

El destino del niño se transformó en un tema de interés nacional y fue el despacho del rey el que anunció su muerte el sábado, después del rescate. 

El rey Mohamed VI llamó a los padres para ofrecerles sus condolencias, tras lo cual los homenajes provenientes de todo el mundo se multiplicaron en las redes sociales. 

"Pequeño angelito luchaste hasta el final, eres un héroe", le expresó un internauta en Twitter. 

Otro usuario destacó en la red social la "unión" que generó el drama del niño. 

Desde el extranjero, el papa Francisco envió un mensaje destacando que el pueblo de Marruecos se unió para salvar a Rayan. 

"Ellos lo intentaron, lamentablemente, no sobrevivió, pero qué ejemplo dieron", dijo el Papa en la plegaria del Angelus celebrada en el Vaticano. 

Una de las reacciones más emotivas vino del entrenador del equipo de Argelia de fútbol, Djamel Belmadi, que expresó sus condolencias a la familia en un momento de tensión entre Argel y Rabat.

"Nuestro dolor y nuestra pena son grandes, pero nunca serán comparables a lo que sufren sus padres y sus allegados", escribió en la página de la selección. 

También hubo numerosos homenajes a los rescatistas ya que toda la operación fue transmitida en directo y seguida con atención por los internautas. 

El domingo comenzaron los trabajos de relleno del pozo y del túnel de emergencia cavado para tratar de salvar al niño. 

Rayan cayó accidentalmente el martes pasado en un pozo seco de 32 metros de profundidad que había sido construido cerca de la casa donde vivía el niño, en Ighran.

Hasta el viernes los rescatistas intentaron entregarle agua y oxígeno al niño, sin tener certezas de haberlo logrado. 

Desde que se conoció el drama, miles de personas se congregaron y acamparon en solidaridad en esta localidad, ubicada en una zona montañosa del Rif, a cerca de 700 metros de altitud. 

Si bien la tragedia unió a los marroquíes, también abrió un debate sobre la proliferación y el peligro de los pozos clandestinos en la región. 

Según los medios de comunicación, se utilizan para irrigar los cultivos, incluyendo las plantaciones de cannabis. 

Un diputado de la mayoría, Noureddine Moudiane, instó a las autoridades a "poner fin a la perforación aleatoria de pozos, que a menudo no están sujetos a los procedimientos legales vigentes", informó el sitio web Hespress.

El accidente recuerda una tragedia ocurrida en España, en 2019, cuando un niño de 2 años murió tras caer en un pozo abandonado de más de 100 metros de profundidad, en Andalucía. 

Tras una operación de gran envergadura los restos del menor fueron rescatados tras un despliegue que duró 13 días.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD