Internacional Brasil Viernes, 8 de Noviembre de 2019

Quién es Janja, la novia de Lula da Silva que fue a buscarlo a la cárcel

El ex presidente de Brasil ya está libre y su novia fue una de las primeras en recibirlo en la calle. Tiene 52 años y pertenece al PT.

Viernes, 8 de Noviembre de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Viernes, 8 de Noviembre de 2019 | El ex presidente de Brasil ya está libre y su novia fue una de las primeras en recibirlo en la calle. Tiene 52 años y pertenece al PT.

Pasaron 580 días de prisión para el ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, hasta que el Supremo Tribunal Federal (STF) consideró inconstitucional las detenciones de acusados con condenas en segunda instancia, el jueves 8. Horas después, el viernes 9, ordenaron su libertad. Todos en el Partido de los Trabajadores (PT), festejaron, pero alguien lo hizo de manera especial: su novia Rosângela da Silva prometió ir a buscar al ex líder sindical a la prisión para celebrar su libertad.

Janja, tal como apodan a la pareja de Lula, es socióloga y miembro del PT. Tiene 52 años, trabaja para la empresa estatal Itaipu Binacional y vive en Curitiba, donde estaba encerrado el ex presidente. Su compañía ayudó a pasar por algunos de los momentos más difíciles de su vida.

Si bien no se sabe cuándo empezaron a salir, el romance entre Lula y Rosângela fue blanqueado en mayo de este año. Y desde que se hizo público, la mujer empezó a informar cuestiones referidas a Lula a través de su cuenta de Twitter, @janjalula. Por eso, cuando la socióloga supo de la decisión del Supremo Tribunal, escribió: "Mañana te voy a buscar! Esperame!".

Lula había enviudado en 2017. Su esposa desde hacía 40 años, Marisa Letícia Rocco, murió debido a un ataque cerebro vascular. Con ella había tenido tres hijos. "Doña Marisa murió por lo que le hicieron a ella y a sus hijos. Perdió la motivación para vivir, ya no salía de casa, no quería hablar sobre nada más", dijo en su momento el ex presidente, responsabilizando a la presunta persecución política a la que había sido sometida su familia.

Desde mayo, Lula lucía en su mano derecha una alianza que Janja le regaló, según contó él mismo a la revista Época. Y el mismo mes le había confirmado al diario El País que no estaba solo: "Me encantaría estar en casa con mi mujer, mis hijos, mis nietos, con mis compañeros", había declarado.

Ahora que es libre otra vez, tendrá que cumplir la promesa que había realizado. Lo contó su amigo, el economista Luiz Carlos Bresser-Pereira: "Lula está en excelente forma física. Está enamorado y su primer proyecto al salir de la prisión es casarse".


Seguí leyendo