Internacional Polémica por la eutanasia Jueves, 11 de Julio de 2019

Murió Vincent Lambert tras 11 años en estado vegetativo

Fue símbolo del debate sobre la muerte digna. La decisión de mantenerlo vivo dividió a su familia y generó debate a nivel nacional.

Jueves, 11 de Julio de 2019
Diario Jornada Diario Mendoza. Buscanos en Facebook, Twitter e Instagram

Jueves, 11 de Julio de 2019 | Fue símbolo del debate sobre la muerte digna. La decisión de mantenerlo vivo dividió a su familia y generó debate a nivel nacional.

Lambert, en estado vegetativo desde hace casi 11 años, falleció esta mañana, nueve días después de que la Corte autorizara la suspensión del tratamiento que lo mantenía con vida y tras convertirse en el símbolo del debate sobre la eutanasia en Francia .

"Estábamos preparados para dejar que se fuera", dijo a AFP François Lambert, sobrino y uno de los principales defensores de culminar el tratamiento. "Anunciamos con el corazón roto que Dios acogió en su seno a nuestro querido Vincent", declaró David Philippon, hermanastro del paciente y resistente al cese del tratamiento.

En 2008 Vincent, enfermero, tenía 32 años y acababa de nacer su primera hija cuando sufrió un accidente de auto cerca de su casa, en la ciudad de Chalons-en-Champagne, en el noreste de Francia que lo dejó tetrapléjico y en estado vegetativo. Su situación dividió a su familia y desató una batalla legal que culminó con un fallo de la Corte de Casación, el órgano jurisdiccional de más alto rango en Francia, que autorizó a su médico Vincent Sanchez, a detener las sondas que lo alimentaban e hidrataban el pasado 2 de julio.

Sus padres, Viviane y Pierre, católicos devotos, luchaban por mantenerlo con vida, con la ayuda de sus abogados y de varias asociaciones como el Comité "Apoyo a Vincent". Su esposa Rachel, su sobrino y seis hermanos y hermanas denunciaban, por el contrario, un "ensañamiento terapeútico". Según ellos, Vincent había dicho que prefería morir a vivir en estado vegetativo aunque nunca lo puso por escrito.

Debate nacional 

El caso Lambert tomó relevancia en la vida pública francesa, a tal punto que hasta el presidente Emmanuel Macron tuvo que pronunciarse sobre el caso cuando los padres de Lambert solicitaron su intervención a través de una carta e intervino también la ONU luego de que en mayo, la Corte accediera a finalizar el tratamiento y se interrumpiera al día siguiente por petición del Tribunal de Apelaciones de París, que solicitó la opinión del organismo internacional.

Al contrario de otros países europeos como Holanda, Bélgica o Suiza, la eutanasia activa o el suicidio activo están prohibidos en Francia.

En Francia, el debate sobre la muerte asistida estalló en agosto de 2008, mismo año del accidente de Lambert, cuando un joven de 23 años gravemente enfermo se suicidó tras haber recibido una respuesta negativa del entonces presidente Nicolas Sarkozy a su pedido de permitir el derecho a la eutanasia.

Rémy Salvat, quien padecía una enfermedad mitocondrial desde los seis años, ingirió una dosis masiva de medicamentos y mientras agonizaba grabó un conmovedor testimonio. "Espero que el debate sobre la eutanasia no caiga en el olvido", dijo, con la voz temblorosa, en una grabación hallada junto a su cuerpo.

Los padres de Lambert perdieron la batalla pese a sus múltiples intentos de interrumpir el proceso, y el pedido ante la ONU fue su último recurso. Desde el momento del accidente, consideraron a su hijo como discapacitado y no en estado vegetativo y pedían su traslado a un establecimiento especializado.

La interrupción de sus cuidados médicos comenzó el 2 de julio en el hospital universitario de Reims La interrupción de sus cuidados médicos comenzó el 2 de julio en el hospital universitario de Reims Fuente: Reuters

Una muerte "digna"

En un mensaje en alusión al caso de Lambert, el papa Francisco pidió "proteger la vida"."Roguemos por cuantos viven en estado de grave enfermedad. Custodiemos siempre la vida, don de Dios, desde el inicio hasta su fin natural. No cedamos a la cultura del descarte", escribió el papa argentino en Twitter.

El caso de Lambert recuerda a otros, como por ejemplo el de Terri Schiavo en Estados Unidos, "desconectada" en 2005 pese a la oposición de sus padres a pedido de su marido o el del bebé Alfie Evans en Inglaterra, cuyo tratamiento fue retirado en 2018 tras una larga batalla judicial.

En España la familia de una mujer con una avanzada enfermedad degenerativa se enfrenta a un hospital que rechaza reanimarla si entrara en parada cardiorrespiratoria, alegando que en su estado sería un sufrimiento innecesario.


Seguí leyendo