Como parte del Desafío Social Horizonte 2020 “Energía segura, limpia y eficiente” impulsado por la Unión Europea, se creó el proyecto Cooperación Mundial Digital en Biogás (DiBiCoo, según su sigla en inglés) del que participan consorcios de 13 organizaciones de cuatro continentes.

La iniciativa es promovida activamente por la Unión Europea (UE) con un presupuesto total que alcanza los tres millones de euros. En la Argentina, su implementación está a cargo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y buscará relevar y potenciar las capacidades de los actores de la industria nacional del biogás.

Jorge Hilbert, investigador del Instituto de Ingeniería Rural del INTA, explicó que “el proyecto -surgido de la convocatoria ‘Soporte de absorción de mercado’- tiene como objetivo general mejorar el desarrollo e inclusión de tecnología de biogás/biometano en países en desarrollo y emergentes”.

En esta línea, el especialista indicó que el proyecto -titulado Digital Global Biogas Cooperation en inglés- “ayudará a mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y a aumentar la participación en la generación mundial de energía renovable”. Este aporte a la promoción de energías limpias contribuye también al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, entre otros.

Hilbert ponderó las oportunidades que conlleva la implementación de esta iniciativa para los países emergentes, ya que “podrán adecuar sus procesos en virtud de mejorar sus capacidades tecnológicas y recursos humanos, lo cual les permitirá -en muchos casos- modificar significativamente sus matrices energéticas”.