La diputada del Frente de Todos dijo que “los diputados argentinos tenemos el salario más bajo (mucho más) de toda la región. Casi que da vergüenza”. La oposición de derecha apoya el aumento. El diputado del Frente de Izquierda le contestó en redes

El dietazo a las parlamentarias y parlamentarios, determinado por Sergio Massa y Cristina Kirchner del Frente de Todos, generó polémica. Al “engancharse” con la paritaria de los trabajadores legislativos, un diputado pasará a tener un aumento de 74 mil pesos. Su sueldo será de 300 mil pesos aproximadamente, que varía con distintos adicionales.

El hecho generó una polémica. Es lógico: en medio de la crisis social, esos montos son obscenos. El debate se dio también en las redes sociales, donde la diputada kirchnerista Fernanda Vallejos salió a hacer una enfervorizada defensa del dietazo.

“Los diputados argentinos tenemos el salario más bajo (mucho más) de toda la región. Casi que da vergüenza. Los de Juntos por el Cambio no están por esa plata. ¡Por favor! Ellos son todos ricos”. Así intentó polarizar con el macrismo y otros sectores. “Que un CEO de cualquier empresa, que no tiene más responsabilidad que satisfacer el afán de lucro de un privado -aún a costas del pueblo- gane más que un representante de la voluntad popular, como país, da vergüenza”.

Así Vallejos, para defender su sueldo de 300 mil pesos, el equivalente a 14 salarios mínimos que su gobierno acaba de determinar que son “vitales” para una persona, eligió tomar como referencia un CEO, un gerente de empresa.

Además dijo que “es una actividad sin hora de arranque, ni corte, ni fin de semana”. ¿Se estaba refiriendo a una maestra? No, estaba defendiendo a la casta política a la que pertenece.

Poco se puede esperar de la oposición de derecha – menos de los CEO – que disfrutan de los mismos privilegios. Y también los defienden. Si hay algo en lo que no hubo grieta estos años fue en los aumentos a diputados y senadores.

Quien sí le respondió fue Nicolás del Caño, que este martes había tenido un cruce con el presidente de la Cámara y uno de los mentores del dietazo, Sergio Massa. Justamente, por el vergonzoso debate entre el oficialismo y la oposición sobre a quién favorecer con el negocio de las vacunas. Para no cuestionar esos intereses es que los grandes partidos que gobiernan tienen estos y otros privilegios, por más que Vallejos intente crear un abismo entre ellos.

Del Caño tomó las palabras de Vallejos y puso en evidencia la hipocresía: “Vergüenza es la jubilación mínima de 23000 pesos. Vergüenza es el salario mínimo de indigencia que firmó el gobierno”, dijo en Twitter.

Hace pocos días, cuando se había conocido la noticia, el diputado del PTS-FITU había dicho que “parece una burla, mientras la mayoría de las y los trabajadores se encuentran en la pobreza. Como lo hicimos siempre, rechazamos un nuevo dietazo e insistimos en que todo funcionario o legislador cobre como una docente. Presentamos un proyecto en el año 2014 que no fue tratado bajo ningún gobierno. Y es lo que hacemos los diputados del PTS-FIT: cobramos como una docente y el resto de la dieta lo aportamos a fondos de lucha y diferentes causas”.


-->