Tras los incidentes acontecidos el último domingo en el estadio de Independiente Rivadavia, en donde una facción de la hinchada ingresó encapuchada con armas de fuego y cuchillos, la dirigencia del club emitió un comunicado oficial “repudiando el vandalismo” y dando su versión de los hechos.

La comisión directiva de la Lepra afirma que “se hizo todo lo que se encontraba a su alcance para garantizar la seguridad del espectáculo deportivo, realizando con gran esfuerzo económico el previo pago de los aranceles de seguridad”.

Además informaron que “se realizó la pertinente denuncia penal por los daños ocasionados en el estadio Bautista Gargantini, teniendo especial consideración que el principal perjudicado fue el CSIR, su gente y el patrimonio actual y futuro del club”.