El hombre, de 60 años, está acusado de abusar de su pequeña hija. La fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual, Cecilia Bignert, lo imputó por “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo”.

Este fin de semana fue detenido en Dorrego el empresario de 60 años acusado de abusar sexualmente de su hija de 5 años. Según trascendió, en las próximas horas será trasladado al penal San Felipe, en un pabellón donde alojan a depredadores sexuales. 

El hombre, de quien se reserva su nombre para preservar la identidad de la víctima, fue imputado este lunes por la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, Cecilia Bignert, por abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo. 

La representante del Ministerio Público entendió que las pruebas en su contra son contundentes, y por eso pidió su inmediato traslado a la cárcel. 

Para esto se basó en lo que declaró la pequeña ante un ayudante fiscal de la Oficina Fiscal Nº16, donde la tía de la menor radicó la denuncia, y en los informes de los médicos del Hospital Notti y del Cuerpo Médico Forense, quienes corroboraron que la menor presentaba lesiones genitales compatibles con un abuso.  

Según trascendió, el hombre fue el último en estar con la niña pues la había pasado a buscar para festejarle su cumpleaños. Esto sucedió el sábado 26 de septiembre, y un día después, la pequeña le comentó a su tía, con quien vive, que su padre “jugaba a un juego” y le introducía sus dedos en los genitales. 

Ante esta situación la mujer radicó inmediatamente la denuncia, y horas después se elevó un pedido de captura par el empresario, quien tiene domicilio en Carrodilla. Sin embargo cuando lo fueron a buscar a su domicilio el hombre se había fugado, hasta que finalmente el sábado pasado fue aprehendido mientras caminaba por Dorrego. 

El ahora acusado enfrenta una condena de hasta 20 años de prisión por los vejámenes.