¿Qué se puede esperar del rendimiento de Mendoza o de la región de Cuyo con respecto a otras regiones del país? Un extracto sobre el reciente estudio llevado a delante por el IERA aseguran que la provincia no se encuentra entre las provincias que se recuperaran más rápidamente, pero por el contrario no encabeza el “pelotón de cola” con aquellas que aún están más comprometidas con los casos de contagios de COVID 19 y la inactividad productiva y comercial.

Por Sebastián Pérez Dacuña, Redacción Jornada

De esta manera, y a nivel país, el informe indica que los datos de mayo muestran que el comercio, que ha sufrido una fuerte caída, no logra recuperarse luego de dos meses y medio, mientras que la industria, que inicialmente se contrajo también en forma abrupta, comenzó a recobrarse, aunque actualmente alcanza el 80% del nivel de marzo; mientras que la extracción minera (incluyendo petróleo), sólo muestra una leve baja.

Dentro de la industria, siempre en relación a marzo, se tiene que el consumo de energía se ha recuperado (aunque no forma plena) en sectores como Alimentos, Madera-Papel, Refinación de Petróleo y Plásticos-Químicos. La dinámica en construcciones también parece sumarse al lado positivo, aunque textiles y automotrices todavía se encuentran muy por debajo del mes base.

Por provincia, las que parecen mejor posicionadas para la superación de la crisis resultan San Luis, Córdoba y Entre Ríos. En el otro extremo, con niveles de actividad que todavía se encuentran bastante por debajo de marzo se tiene los casos de Mendoza, Buenos Aires, Río Negro y Neuquén. Aunque Mendoza no estaría tan comprometida como otras regiones  como La Patagonia, e inclusive Gran Buenos Aires.

El economista Jorge Day, explicó a Jornada: “Sin duda que Mendoza está peor que el Centro (Córdoba – San Luis) y Litoral (Santa Fe – Entre Ríos), pero mejor con respecto a regiones que presentan muy malos indicadores, como la Patagonia y el Gran Buenos Aires. La primera influida por la parte petrolera y por Aluar y la segunda, por la menor actividad industrial automotriz y textil”.

Turismo, fuerte indicador de la caída

Aunque sin duda que el tema turístico ha hecho mella en las arcas de la provincia así como en las del país, pero con un alto impacto sobre todo en Mendoza.

Vamos a las generalidades de un sector golpeado. Las restricciones a la movilidad turística internacional alcanzaban al 54% de los países a mediados de marzo, y hacia fines de mayo alcanzaban al 100%, motivo por el cual los efectos de la pandemia globales, con pronósticos de una muy lenta recuperación.

Un hotel promedio de Argentina, enfocado en turismo internacional, un target que maneja Mendoza, acumulará en diciembre una deuda equivalente 17 meses de sueldo (14 meses si cuenta con ayuda de ATP por 6 meses). Además, la acumulación de deudas continuaría en 2021, lo cual configura un escenario dramático para la sostenibilidad de las empresas del sector. A nivel global, el interés en la web acerca de hoteles y ciudades turísticas cayó 72% (máxima caída acumulada) durante la pandemia, y en últimas semanas se ubica 64% (respecto del nivel pre-pandemia), es decir que mejoró apenas 8 p.p.

“A Mendoza le juega también en contra la parte comercial  y la turística, que han estado muy restringidos. Mendoza no sólo es una provincia turística, sino que además recibe mucho turismo extranjero, y la cuarentena ha reducido a cero este turismo”, destacó Day, investigador de IERAL y uno de los autores del estudio.

Menos petróleo más problemas

Por otra parte, en el indicador de actividad e industrial y sobre todo petrolera es a donde más le va a pesar la cuarentena y el parate generalizado a Mendoza. Basado en el consumo de energía, es un indicador sectorial y no global (no necesariamente refleja el humor de la sociedad en cada jurisdicción). El estudio refleja una  evolución en los dos primeros meses de cuarentena (mayo vs marzo), con indicadores con signo negativo, pero varios con signo positivo. En este sentido, se debe tener en cuenta que en marzo ya se vio afectado por la cuarentena. ¿Qué se destaca? Que Mendoza tuvo una mala performance petrolera en comparación a otras provincias productoras que si bien tuvieron caída desde lo comercial no lo hicieron en la producción de crudo. Tal es el caso de la zona de Comahue con fuerte caída en su consumo industrial, aunque no tanto en el petrolero. Llamativo porque en Neuquén se extrajo un 23% menos de crudo en abril. Por su parte, Mendoza presenta un problema de menor producción petrolera, que disminuyó un 20% en abril, más que el promedio nacional. En refinación de petróleo, su consumo de energía disminuye, aunque no tanto como en otras industrias. “Sorprende este dato, dado el menor consumo de combustible que ha generado la cuarentena”, destacó Day.

Por otra parte, a nivel país se encuentran disparidades en cuanto a la producción y consumo energético. La  Zona Centro (Córdoba y San Luis) presenta un mejor indicador, por mayor consumo energético industrial en Mayo (en comparación a Marzo). Algo similar en la zona Litoral (Santa Fe). Por otra parte,  Buenos Aires aparece entre las más perjudicadas, compatible con los pobres datos de consumo energético en sus principales industrias.

Exportaciones, la baja de precios puede ser un problema

En los últimos meses, las exportaciones totales de bienes se han mantenido en un andarivel entre los 4.0 y 4.5 mil millones de dólares por mes, bastante por debajo de los niveles hace un año atrás, pero más de 1.0 mil millones por encima de las importaciones de cada mes. Esto surge de la información que publica el INDEC en el Intercambio Comercial Argentino (ICA), pero corresponde a exportaciones e importaciones devengadas, no efectivamente cobradas/pagadas. Si bien los plazos de los que disponen las compañías son muy acotados para liquidar y/o comprar las divisas, muchas operaciones están calzadas con créditos comerciales externos, que pueden o no ser renovados. La “caja” resultante del comercio exterior no tiene que ver con la estadística anterior, sino con la que refleja el Balance Cambiario del Banco Central.

“Las exportaciones pueden ayudarle a Mendoza, pero le juega en contra la brecha cambiaria, que desalienta exportar, y un mundo que también han sufrido el coronavirus, con recesión incluida. Es posible que haya una disminución de precios en dólares en los productos exportados”, destacó Day.

Qué le depara a Mendoza en los meses que viene. Obviamente que se espera una recuperación, a medida que se vayan flexibilizando las restricciones. Igualmente, no será rápido alcanzar los niveles pre-pandemia en ventas, porque posiblemente haya una caída en el poder de compra de la población. Los salarios pueden rezagarse con respecto a la inflación, y se están perdiendo algunos empleos.

“Resumiendo, es razonable esperar una recuperación gradual, siguiendo a la flexibilización, pero no al nivel pre-pandemia, al menos en este año”, acentuó el economista a Jornada.