El periodista aseguró que el ministro lo invitó a que se inoculara sin asistir a un hospital como un ciudadano común.

El periodista Horacio Verbitsky contó está mañana que, luego de llamar al ministro de Salud, Ginés González García, recibió ayer la primera dosis de la vacuna Sputnik V en la propia sede de la cartera sanitaria en el microcentro porteño.

En su habitual columna en radio El Destape, el periodista cercano al oficialismo relató que, luego de que nueve integrantes de su familia contrajeran el virus SARS-CoV-2 y uno falleciera, decidió avanzar con la vacunación contra la Covid-19 a pesar de haber planteado reparos semanas atrás.

Durante su intervención radial, Verbitsky detalló: “Decidí vacunarme. Me puse a averiguar en dónde hacerlo. Llamé a mi viejo amigo Ginés González García, a quien conozco desde mucho antes de que fuera ministro”.

“Me dijo que tenía que ir al hospital Posadas. Cuando estaba por ir, recibí un mensaje del secretario de Ginés que me dijo que iba a venir un equipo de vacunadores del Posadas al ministerio y que fuera allí a darme la vacuna”, agregó el periodista, que contó que el turno para la segunda dosis lo tiene el 12 de marzo.

El periodista comenzó su relato diciendo: “Quiero contarles algo sobre la vacuna. Ustedes recuerdan que hace algunos meses yo dije que prefería esperar un tiempo antes de vacunarme, que quería ver qué efectos secundarios podía haber, que no tenía prisa. Bueno, ayer me vacuné”.

“En el camino pasaron varias cosas. Una muy grave: que tuve nueve contagiados en la familia. Es un número grande para una familia chica. Eran de todas las edades y sexos, desde más de 70 hasta de 1 año. Incluso, uno de ellos murió y fue un gran impacto para toda la familia”, agregó en Verbitsky y recordó: “Por otro lado, un hijo mío que es biólogo molecular me dijo que los efectos secundarios posibles son menores en relación al riesgo que es contraer la enfermedad”.

Según el periodista de 79 años, “por la combinación de todas estas cosas, sobre todo impactado por la situación familiar, es que decidí vacunarme. Fui al ministerio y estaba el equipo de vacunación allí”.

“Como detalle de la experiencia, no sentí ningún dolor. No tuve ningún efecto secundario. Me habían dicho que se podía hincar el brazo y no pasó. Me dijeron que podía tener fiebre y no tuve. Que podía tener decaimiento y cansancio y no lo tuve”, cerró.

La mención a un directivo de Clarín

En su relato, Verbitsky aseguró que cuando se fue a vacunar en el Ministerio le dijeron que también había pedido recibir una dosis José Antonio Aranda, uno de los accionistas del Grupo Clarín, quien desmintió la versión.

“Pasó algo gracioso. Me entero estando allí de que iba a venir a vacunarse el número 2 de Clarín, José Antonio Aranda. También él se había comunicado para saber dónde se podía vacunar y le dijeron lo mismo que a mí. Pero que no iba a ir ayer porque Aranda planteó que quería no la vacuna Rusa sino la inglesa, la de Oxford AstraZeneca. Entonces él iba a ir el lunes, porque recién para esa fecha iban a estar llegando las vacunas de AstraZeneca”, dijo el periodista y agregó: “Me causaba mucha gracia porque te demuestra que el virus no le hace asco a nada. Ni a un subversivo como yo, ni a un conchudo como Aranda”.

Tras los dichos, en una entrevista con Clarín, Aranda desmintió a Verbitsky y aseguró: “Lo voy a hacer cuando me llegue el turno que solicitaré en la ciudad de Buenos Aires”.