Además, el nuevo titular del INV aseguró que el instituto debe acompañar y flexibilizar los trámites para evitar la burocracia actual.

“La idea que tenemos es darle un rol más protagónico al instituto, el INV debe formar parte de las decisiones vitivinícolas, tiene que estar sentado en todas las mesas, escuchar a todas las voces”, manifestó Hinojosa.

Por otra parte, el funcionario, advirtió que el Instituto Nacional de Vitivinicultura tiene que estar presente y acompañando los cambios que se vienen dando en todo el mundo a nivel de consumo, de gustos, de momentos. Para Hinojosa, es fundamental lograr que se venda cada vez más vino porque si no siempre se está en la discusión del stock, del precio, en la discusión de que si la cosecha es grande, en vez de ponernos contentos nos preocupamos porque es grande.

Puntualmente tenemos que acercar el vino a los jóvenes, que hoy no toman el vino como lo tomamos nosotros. Ellos no tienen prejuicios en tomarlo, mezclarlo, en tomar en distintos momentos. Nosotros pensamos muchas veces el vino solo para la comida y creo que en el mundo, e incluso en la Argentina los jóvenes tienen otra cabeza. Adaptarnos a esa cabeza no es un tema menor, pero si es un tema estratégico a la hora de incrementar el consumo que creo que mientras más vino vendamos la rueda empieza a andar”, explicó.

Sobre las regulaciones que debería cambiar el INV para lograr los cambios culturales y empiece a andar esa rueda, indicó: “Se pueden ir haciendo algunas cositas, por ejemplo: acompañar a que sea más sencillo esto de vender vino. Muchas veces se pusieron de moda o funcionan muy bien los patios cerveceros o los patios con food truck y vemos que el vino no está presente en esos lugares. Esto no está presente porque hay que hacer una serie de trámites y autorizaciones que cuando se hacen por cantidades pequeñas de litros resultan ser engorrosos. Entonces, creo que tenemos que tener esa flexibilidad para no perder esos momentos de consumo. El vino tiene que estar en todos estos espacios”.

Con respecto a las exportaciones, el flamante titular del INV señaló que debe ayudar a las empresas para que el vino argentino tenga todas las herramientas que permitan viajar y llegar con el producto: “Tenemos que recorrer los países exportadores de vino y tratar de hacer convenios donde sea más ágil la entrada de vino del lado de la técnica, de la burocracia, del lado de las etiquetas, que no nos autoimpongamos medida arancelarias, tenemos que ser mucho más sencillos. Muchas veces en el mundo no nos piden súper controles para vender vino. En el mundo el que prueba el vino, le gustó y lo quiere comprar. Después mucho trabajo con cancillería, tenemos que estar presentes permanentemente en los países consumidores como organismos privados y estatales, y bodegas, y productores, tratando de tener presencia. Tenemos que dar las herramientas para acompañar y estar presente, desde el lado técnico y promocional tratando de aportar un granito de arena, y desde el lado financiero tratando de acercar herramientas que le permitan a los empresarios poder viajar y mostrar los vinos”.

Por otra parte, dijo que el pronóstico de cosecha es un tema delicado y reconoció que nunca deja conforme a nadie: “Si es alto perjudicas al productor, si es bajo perjudicas a la bodega. Tiene que ser el pronóstico como herramienta, entenderlo que tiene un margen de error y hacerlo lo más profesional posible, entendiendo que es un pronóstico y puede tener errores. Creo que no debería transformarse el pronóstico en una herramienta para fijar precios, me parece que hay que discutir otra cosa, me parece que hay que discutir cómo hacemos para vender más vino.

“Cuántas veces un pronóstico perjudicó o mejoró la situación de precios, en qué medida incidió, porque generalmente los precios se terminan fijando después que la cosecha terminó, pero el pronóstico no sé si te mejoró o no esa situación”, explicó Hinojosa.

Y sin nombrarlo, Martín Hinojosa se diferenció de Carlos Tizio Mayer, anterior presidente del INV, y dijo que estará presente para las buenas y mala noticias.