El ministro contabilizó las entregas de Sputink V, AstraZeneca y el Covax. Y confió que alcanzará para todos los mayores de 18. Descartó a la china Sinopharm porque piden un stock alto

Ginés González García se presentó este miércoles ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados y prometió que llegarán al país más de 60 millones de vacunas, suficiente para aplicar las dos dosis necesarias a todos los mayores de 18 años, pero que ninguna será de la estadounidense Pfizer, una de las primeras en negociar con el país.

Contabilizó unas 30 millones de la rusa Sputnik V, certificada por la prestigiosa revista The Lancet; casi 24 de AstraZeneca, el laboratorio sueco asociado con la Universidad de Oxford; y otras 9 de Covax, el fondo mayorista de la OMS, de las que ya se confirmaron poco más de 2.

“Si sacamos a los 15 millones de argentinos con menos de 18 años, podemos decir que tenemos cubierta a toda la población argentina”, se entusiasmó el ministro, quien se conectó acompañado de su vice Carla Vizzoti, el subsecretario de gestión administrativa Mauricio Monsalvo, el presidente de la Anmat Manuel Limeres y la titular de la Comité nacional de inmunología (Conain), Mirta Roses.

Habían confirmado su participación hace 6 días, cuando Cambiemos aún reclamaba más información sobre la Sputnik V que finalmente se conoció con la publicación. “Ninguna vacuna se aprueba por lo que sale en una revista: se aprueban por información sistematizada y nosotros siempre tuvimos tranquilidad”, se jactó Ginés.

El ministro identificó un sistema de “noticias falsas” que “erosiona permanentemente la confianza pública y someten a que a uno lo acusen de asesino, generando una fiebre en el ánimo colectivo”, sostuvo, en clara referencia a figuras opositoras como Elisa Carrió, que rechazaron al vacuna rusa desde que se confirmó su llegada.

“Siempre trabajamos con anticipación. Cerramos las fronteras e hicimos el aislamiento antes que otros países. Nunca faltaron test: ya se aplicaron más de 6 millones. Pero en cada momento de la evolución de la pandemia hubo recelo por alguna cosa”, se molestó.

Explicó que AstraZeneca garantizó el precio más bajo, con 4 dólares por dosis y una fabricación en el país, con la china Sinopharm se dio el proceso inverso. “Nos piden 30 millones, cuando en realidad necesitaríamos 1 en el corto plazo. China presentó el estudio pero todavía no pasó por el Anmat”, explicó.

Recién para el segundo semestre podría haber ofertas de Cancino, una alianza china-canadiense; y la estadounidense Janssen, que ya llegó a la fase 3 y ofrece una sola dosis, lo que permite un gran ahorro logístico. Pero no hay stock disponible para el primer trimestre. Otra negociación pendiente es con el laboratorio de San Pablo, donde empezó las gestiones el embajador Daniel Scioli; y la estadounidense Moderna, cuyo dueño habló con Alberto Fernández.

“Todas las vacuas son muy buenas y hay que entender porqué. Si fuera contra la rabia necesita el 100% de efectividad, pero en este caso con más del 90% está bien, porque todas reducen el 100% la mortalidad y tremendamente la internación. Con lo cual hay que tener en cuenta el cambio estratégico que significa”, explicó Ginés.

En cuanto a Covax, aclaró que el compromiso sigue siendo de 9 millones pero sólo llegó una tercera parte por la “guerra fría” que hay en el mundo entre los proveedores de las dosis. “Cualquier contrato dice que hay flexibilidad que podría tener”. Monsalvo explicó luego que el Gobierno decidió contratar sólo para cubrir con la dosis doble al 10% de la población (9 millones) porque no había fecha de entrega y por lo tanto no tenía sentido arriesgarse a más.

Como adelantó LPO, saldado el tema Sputnik V, Cambiemos abocó sus preguntas al plan de vacunación y al fracaso de las negociaciones con la estadounidense Pfizer, el primer laboratorio en hacer ensayos en el país y gestionar su autorización con Anmat, el 16 de junio.

“El 31 de julio se firmó la prueba con 6000 voluntarios, el estudio más grande que se hizo en un país. El 1 de septiembre terminamos el contrato de compra, el 4 gestionamos la entrega para el último trimestre del año pasado. Como nos dijeron que las leyes eran incumplibles, gestionamos una norma que fue aprobada casi por unanimidad”, reseñó.

La ley fue sancionada con apoyo de una parte de Cambiemos, le quita responsabilidad penal a los laboratorios por las dosis pero establece excepciones como en los casos de “negligencia”, palabra que fue crucial para los abogados.

“Cuando le remito una nota para firmar un acuerdo Pfizer me dice que con ese articulo no puede ser. No querían que tuviera esa palabra. Revisamos una reglamentación pero no querían esa ley. Tuvimos una gran desilusión porque parecía que no tenían confianza en su vacuna. No se si no la tienen o existe otra razón pero el proceder no ha sido correspondido a como nos comportamos”.

“Hasta la semana tuvimos intención. Pero la intolerancia fue tremenda y encima es una vacuna que hay que trasladar con 70 grados bajo cero. Encima nos fueron corriendo los tiempos: del ultimo trimestre a febrero, abril o mayo. Un supuesto mío es que no tenía vacuna y esto ha sido toda una estrategia. Pero Pfizer se portó muy mal y no tuvo ninguna correspondencia”.

Gines fue alentador sobre el uso de ivermectina para los protocolos de atención de los pacientes con Covid, que ya aplican cinco provincias (La Pampa, Tucumán, Corrientes, Salta y Misiones) pese a que no está autorizado por el Anmat.

“Siempre tratamos de encontrar consenso con la comunidad científica. Dio buenos resultados pero el único cuestionamiento es que la cantidad de personas investigadas era baja. Las provincias pueden usarlo en su jurisdicción, pero sé que Corrientes y Misiones están haciendo además estudios más grandes”.

El ministro destacó que el presupuesto del Ministerio de Salud es el más grande desde 1983, con 0.7% del PBI, contra el 0.3% de 2019, pero Monsalvo anticipó que pedirá un refuerzo de 34.700 millones. “Durante la pandemia logramos que cualquier argentino que no tuviera cobertura fuera atendido en una clínica privada”, celebró.

El choque más fuerte lo tuvo con el radical José Cano quien lo consultó sobre los antecedentes del laboratorio HLB Pharma, quien según una denuncia de la diputada Graciela Ocaña tendría antecedentes de contrabando. “Antes que siga, le aclaro que nosotros hicimos una negociación país a país”.

También consultó si Andreani obtuvo por contratación directa el reparto de las vacunas, por el que cobrará 437 millones. Monsalvo lo negó: “Hubo una licitación, pero por un proceso excepcional y con tres oferentes: Andreani, Correo Argentino y Oca. El tema es que algunas tenían capacidad de frío y otras no”, explicó.

“Me encanta que cano se preocupe tanto por las vacunas. Hubiera sido bueno que lo hiciera en su Gobierno; y no hubiera quedado 12 millones en la aduana y 4 en el depósito”, remató Ginés.


-->