El entrenador de River fue uno de las tantas figuras del fútbol argentino que se acercaron a despedir al Diez.

El entrenador de River Plate, Marcelo Gallardo, estuvo presente en el velatorio de Diego Maradona en el salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada y se estrechó en un fuerte abrazo con Claudia Villafañe.

Gallardo se hizo presente luego del mediodía, justo en el momento que llegaban José Pekerman, exentrenador de la selección mayor y juvenil, y Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires.

“Es un día muy triste”, le dijo ayer Gallardo a los jugadores antes de la práctica, vestido sin ropa de práctica y de negro haciendo honor al luto, y esta mañana tras el entrenamiento en Ezeiza fue a la casa Rosada para darle el pésame a la familia.

Gallardo guarda un particular amor por Maradona y el día del encuentro en septiembre del año pasado en el Bosque de La Plata, lo abrazó y le dijo entre lágrimas “te quiero hermano, te quiero hermano”, mientras Diego le respondía “te mereces todo lo que lograste”.

La historia entre ambos remite a un gesto de Maradona que trascendió casi 20 años, después del día en que Gallardo, en la era de Daniel Passarella como entrenador de la selección, recibió la camiseta 10 tras el Mundial 1994 y malogró un penal ante Australia en un amistoso.

El Muñeco contó lo que sucedió tras aquel mal momento: “Me llamó para darme ánimo, me dijo que le diera para adelante, que confiaba en mí y no tenía por qué hacerlo, Diego tiene eso, quizás no se acuerda, pero creo que sí porque tiene memoria y solía hacer esas cosas”

Lo que aún hoy reconoce Gallardo es que aquel gesto fue íntimo y personal y que Maradona lo realizó en medio de su disputa con Passarella pero sin hacerlo público jamás, porque lo actuó desde el corazón y sin especulaciones.