También en los operativos se desactivaron varias fiestas clandestinas.

En el marco del último  fin de semana largo del año, la Policía de Mendoza realizó distintos controles en accesos, rutas, espacios verdes y espejos de agua en toda la provincia con el fin de evitar cualquier tipo de accidente.

Los operativos se desarrollaron desde el viernes  y se extendieron hasta la noche del martes donde se labraron unas 2.210 actas por infracciones viales y se realizaron 431 controles de alcoholemia, de los cuales 77 dieron resultado positivo.

Las maniobras preventivas también arrojaron que 79 licencias de conducir fueron retenidas, al igual que 82 automóviles y 114 motocicletas.

En tanto, las actas por excesos de pasajeros fueron 73 y dos personas fallecieron en accidentes.  

Por otro lado, los operativos arrojaron que se controlaron más de 25 mil autos, 8.400 motos, 1.253 colectivos y 1.079 taxis en toda la provincia.

Otros de los resultados fueron: 53 fueron detenidas con medidas pendientes, 17 por poseer pedido de captura y otras 172 por delitos cometidos. Además se secuestraron 7 armas de fuego y 5 armas blancas.

Se desactivaron varias fiestas clandestinas 

Desde la subdirección de control de eventos y locales de esparcimientos detallaron que durante el fin de semana largo se desactivaron unas 7 fiestas clandestinas en distintos departamentos provinciales, con la presencia de muchas personas que no respetaban las medidas sanitarias por el COVID-19.

A su vez, el personal que se desempeña en esta área de la cartera de Seguridad realizó controles en  restaurantes del Gran Mendoza, inspeccionando horario de cierre, cantidad de personas según factor ocupacional, habilitaciones municipales, distanciamiento y normas de higiene en el marco de la pandemia.


-->