Que la pandemia nos pegó fuerte, que nos modificó la forma de vivir y llegó para quedarse, no hay dudas

Hemos tenido que modificar mucho de nuestras vidas para adaptarnos a esta nueva realidad. Pero la vida continúa y los distintos sectores económicos y sociales ya están pidiendo pista, y a varios en Mendoza el gobernador Suarez se las ha dado. Pero, el turismo y los atractivos que Mendoza prepara, deben también acomodarse a estos momentos.

Por Luis Martínez, Redacción Jornada

Uno de esos grandes momentos es la Fiesta Nacional de la Vendimia. Que debe hacerse o no, con que modalidad, esa es parte de la discusión. Bueno, algunos puntos  se definieron tras una reunión de los últimos días entre la ministra del área, Mariana Juri y varios directores de la fiesta central de los mendocinos.

Uno de los primeros acuerdos fue el de fijar la fecha. Quedó establecido que se hará como ocurre desde hace años  el primer sábado de marzo, entonces será el día 6 de ese mes.

Segundo punto acordado: no habrá elección de la reina con lo que la celebración pierde un atractivo interesante y ya piensan en cómo sustituirlo. Mayra Tous, soberana 2020, continuará con su reinado un año más.

El encuentro también sirvió para que los convocados, todos con amplia experiencia en conducir una fiesta de tamaña magnitud, vayan pensando algunos lineamientos para aplicar en la realización que será novedosa absolutamente para todos. Es por ello que una de las ideas es que la dirección esté a cargo de varias personas que ya hayan dirigido al menos un acto central.

Uno de los temas que más preocupa es la cantidad de actores, músicos y bailarines que participarán ya que la intención es, según directivas del propio gobernador, que la mayor cantidad de artistas tengan espacio en el festejo

Una de las que participó de la reunión, Vilma Rúppolo nos dijo “Estamos muy conformes porque se está pensando en darle trabajo a la mayor cantidad de personas, hay que estudiar los protocolos porque cambian todo el tiempo. Le queremos dar un toque distinto en las circunstancias que tenemos porque cada Vendimia responde a su época”, agregó.

“Con la Vendimia me imagino todo. El camino virtual es uno, quizá no sea el único. Podría ser también algo mixto, algo que tiene que respetar los protocolos, pero una fiesta tradicional sería inviable”, expresó allá por septiembre otra de los grandes directores de varias vendimias, Pedro Marabini.

 Pero tras la reunión, primera de varias que le seguirán, le dijo a Jornada  “aún estamos en un Proceso de análisis de posibilidades, la idea rectora por  el momento es trabajar eventualmente,  dadas las circunstancias,  via streamings , por lo tanto, es una realidad lo expresado por el Estado que ha dado a conocer  que esta edición no será viable en el formato convencional como se acostumbra en el teatro griego, todos sabemos que sería imposible y muy entendible  por lo de pandemia!!!”.

“Hoy la industria audiovisual,  con importante desarrollo a nivel local, permite  crear, innovar y producir grandes actividades particularmente en los artístico,  lo que determina que este sería el camino a seguir para la edición 2021, claro que recién comenzamos a transitarlo  en grupo y de acuerdo con lo que se expresó oportunamente junto a la Ministra de Cultura y Turismo con quien reiniciamos aquellas gestiones después de la reunión con el Gobernador, hoy pensamos  esperanzados que quizás podamos lograrlo y en el camino encontrar  grandes novedades y soluciones para realizar un producto que llegue,  no solo, a los espectadores locales sino que tenga el alcance internacional que permiten las distintas plataformas   !!!!toda producción ejecutiva técnica y artística demanda mucho tiempo de análisis y de consensos para  llegar a un buen producto”, agregó el hacedor cultural. “Lo importante de verdad es saber que una celebración como la de la Fiesta  de la vendimia  genera innumerables  fuentes de trabajo eventual  y que deja  importante recuerdos a la provincia en distintas áreas,  entre otras la económica con gran movilización en la industria del turismo ….”.  

“Cómo lo he expresado anteriormente no somos los únicos convocados y vemos mucha voluntad de las partes , es un tema a resolver y un gran desafío lograr hacerlo con la altura que requieren los nuevos tiempos.  Sobre todo para mantener viva nuestra identidad cultural y sabernos capaces de  no quedarnos de brazos cruzados, ni esperar , sino buscar la mejor forma  de seguir siendo la Mendoza que todos queremos”, concluyó.

Ahora bien. Qué posición tienen quienes ven oscilar sobre sus cabezas, cuál espada de Damocles, el futuro de su fuente de trabajo.

Rolando Moscardelli de la Asociación de Actores delegación Mendoza señaló a Jornada que “hemos tenido varias reuniones sobre diferentes temas. Uno de ellos fue la vendimia y su formato por las condiciones que nos ha impuesto la pandemia. Si la situación socio sanitaria se mantiene no seremos nosotros los que vamos a impulsar una apertura que pueda provocar un rebrote, afirmó.

Agregó que tras esas reuniones les quedó en claro que el gobierno les garantiza los lugares de trabajo para ensayos, el casting (y que no sea a dedo) pero, además, las fuentes laborales. “Siempre, históricamente (por lo menos desde hace varios años) siempre que hablamos de la fiesta se menciona un número: 1000 personas entre todos los que trabajan”. Pero aclaró que todo estará atado a la propuesta que se presente y la modalidad (virtual o mixta).

Además, Moscardelli dejó claro que para ellos “la vendimia es la Reina, no solo la realización escénica de un guión épico que nosotros llevamos adelante”.

Hasta aquí los primeros bocetos de lo que podemos esperar para ese primer sábado de marzo cuando como siempre, copas en alto celebrando el trabajo vendimiador, podamos desde nuestra provincia provocar la emoción a millones de personas con un nuevo formato pero con la esencia histórica de una fiesta que, más allá de las polémicas que provoca, ya es carne en los mendocinos y una buena costumbre en el mundo.



/" target="_blank">