El presidente habló de la compleja reestrucutración de la deuda que lleva adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, con quien se reunirá en las próximas horas.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que “todos queremos evitar el default” y que “la Argentina está haciendo un enorme esfuerzo tratando de hacer una oferta que atienda también el reclamo de los acreedores”.

En diálogo con Radio 10, Fernández dijo que quiere “ser optimista” con el tema de la deuda y que el objetivo es alcanzar un acuerdo que “no condicione a la Argentina” de cara al futuro.

“Yo quiero ser optimista. Todos queremos evitar el default. La Argentina está haciendo un esfuerzo enorme tratando de hacer una oferta que también atienda el reclamo de los acreedores”, señaló el Presidente.

Fernández señaló que “el problema central que tenemos es que es una deuda que se tomó muy rápidamente y que se tiene que pagar en muy corto plazo”, en referencia al exponencial crecimiento registrado entre 2016 y 2019. “La reestructuración de esta deuda es complejísima”, agregó.

Tras recordar que las conversaciones comenzaron hace dos meses, Fernández dijo que “ahora estamos tratado de hacer una nueva oferta, demostrando nuestra buena fe de acordar, con una oferta que se acerque un poco más a lo que piden los acreedores”.

En este sentido, se confirmó que en las próximas horas se reunirá con el ministro de Economía, Marín Guzmán, para analizar puntos de un proyecto de reforma fiscal y el proceso de negociación de la deuda con los bonistas privados.

Consultado sobre la polémica generada por la expropiación de Vicentín, Fernández señaló que se trata de un “intento de rescatarla”, ya que “es un operar my importante” en el mercado de cereales que es “estratégico para el desarrollo del país”.

“Intento rescatarla porque hay 7.000 personas que trabajan allí, porque la ciudad de Avellaneda vive de Vicentin y porque es un operador muy importante y porque ese mercado es un mercado estratégico para el desarrollo de la Argentina”, explicó el presidente.

Además explicó que no hubo condicionamientos ni planteos “a cambio de nada” en la reunión con los dueños de Vicentin, quienes además “ofrecieron colaborar y ayudar”, y remarcó que la “prioridad” del Gobierno es que “los productores vuelvan a confiar en la empresa, que se pueda pagar y vuelva a exportar en un marco de mayor transparencia”.