El presidente pidió a los argentinos que “no bajen los brazos” y reafirmó el compromiso del Gobierno en conseguir más vacunas.

El presidente Alberto Fernández pidió hoy a los argentinos “no acostumbrarse a vivir con 300 a 400 muertes diarias” por coronavirus, reconoció lo “incordiosa” que se hace la vida con las medidas para evitar la propagación de la enfermedad y sostuvo que el Gobierno nacional hace “un enorme esfuerzo para conseguir las vacunas” que permitan avanzar con la campaña de inmunización a nivel nacional.

Por otro lado, adelantó que “esta tarde” se conocerán nuevas medidas de ayuda social para aquellos que sufren los efectos económicos de la segunda ola de coronavirus.

Al participar a través de una videoconferencia del acto en el que la provincia de Buenos Aires celebró las primeras 3 millones de personas vacunadas en su territorio, el jefe de Estado pidió a los argentinos “que no bajen los brazos” y sostuvo que el compromiso del Gobierno es conseguir más vacunas y trabajar por aquellos “que están en la peor situación”.

“Los que sientan que las medidas que estamos tomando los están dejando al margen de la realidad social, sepan que nuestra primera obligación, hoy, en el cumpleaños de Evita, nuestra primera obligación, son los últimos. Primero los últimos”, subrayó el mandatario.

Fernández no brindó detalles sobre cuáles serán las medidas que presentará la Casa Rosada, pero anticipó que el contenido se conocerá hoy por la tarde.

El acto tuvo como escenario central a la localidad bonaerense de Pilar, lugar en el que la provincia celebró haber alcanzado aquello que el gobernador Axel Kicillof calificó como un “primer hito” y que es la inmunización de 3 millones de personas que integran grupos de riesgo y personal estratégico sanitario, educativo y de seguridad.

Fernández, al inicio de su alocución, pidió disculpas por no haberse hecho presente en el lugar pero comentó que debió dedicar tiempo de su mañana para pulir detalles del proyecto de ley que anunciara la semana pasada para establecer parámetros epidemiológicos que le permitan a Nación y a las provincias tomar medidas sanitarias acordes con cada etapa de la pandemia.

“Es el proyecto que me comprometí a mandar para que no sigamos teniendo los vaivenes a los que nos somete la Justicia con su peculiar modo de ver las cosas”, dijo en alusión al fallo de la Corte Suprema que cuestionó la constitucionalidad del Decreto Presidencial que suspendía las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires y convalidó la “autonomía” de la Ciudad de Buenos Aires para definir ese aspecto.

Por otra parte, el Presidente dijo que, desde junio de 2020, la Casa Rosada trabajó con el único objetivo de “conseguir vacunas para los argentinos”, sin importar “el laboratorio o la ideología del gobierno” que las fabricaba.

Además, recordó que fue él uno de los primeros líderes que planteó, en el foro del G-20, que se considere a las vacunas como “un bien global” y que, en aquel entonces, sólo consiguió la adhesión de los presidentes de Francia y México, Emmanuel Macron y Andrés López Obrador, respectivamente.

“En soledad también planteé que era inadmisible pensar en bloqueos”, dijo Fernández y sostuvo la necesidad de tener “un criterio humanitario frente a la pandemia”.

En el marco del acto del que participó en forma virtual, el presidente anunció además que en la madrugada de mañana sábado partirá un nuevo vuelo a Moscú en busca de más dosis de la vacuna Sputnik V.


-->