El presidente aseguró que hubo “otra pandemia que fue el endeudamiento” y dijo que “después de tantos años de maltratarlo, el Estado debe ponerse de pie”.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que “después de tantos años de maltratarlo, el Estado debe ponerse de pie” al encabezar el anuncio de inversiones por 22.645 millones de pesos para la ejecución de obras nuevas y otras paralizadas entre 2016 y 2019 en varios puntos del país.

“Después de tantos años de maltratar al Estado y desatender las obras que los argentinos necesitábamos, el Estado otra vez debe ponerse de pie y convocar a los actores privados para que construyan”, dijo Fernández desde la residencia Olivos, conectado a través de videoconferencia con gobernadores y funcionarios.

Acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, el Presidente subrayó que, tras el acuerdo con los bonistas, el país se sacó “una mochila muy pesada que alguien cargó irresponsablemente en las espaldas de todos los argentinos”.

“Tuvimos otra pandemia que no tuvo virus, que fue el endeudamiento: el virus de las malas políticas, pero con el esfuerzo de todos logramos sacarnos el peso de la deuda de encima”, agregó.

En torno al acuerdo por la deuda, el mandatario explicó que, entre 2020 y 2025, Argentina tenía obligaciones por 45 mil millones y señaló que “ese dinero impedía que todas estas obras se pudieran hacer”, tras destacar que “todo eso hoy desapareció y ganamos autonomía”.

TE PUEDE INTERESAR: Alberto se volvió a comunicar con la madre de Facundo Castro Astudillo

Estuvieron conectados en la videoconferencia los gobernadores de Corrientes, Gustavo Valdés; Entre Ríos, Gustavo Bordet; San Juan, Sergio Uñac, y Santa Cruz, Alicia Kirchner, en cuyos distritos se realizarán parte de las obras anunciadas este mediodía.

“Uñac contó la necesidad de encarar juntos la construcción de otro penal en San Juan, preocupación que Kicillof también me planteó varias veces para Buenos Aires, y hay que hacerlo; porque, como soy un hombre del derecho, hay que respetar las leyes”, sostuvo el jefe de Estado.

En ese sentido, añadió que las leyes “se respetan cuando el que infringe la ley paga las consecuencias y, para eso, hay que tener cárceles dignas que no se conviertan en un tormento sino que sirva para hacer reflexionar a quien está allí y ayudarlo a encarar un futuro sin delito cuando recupere su libertad”.

“Vamos a trabajar en eso y vamos a hacerlo juntos porque la verdad es que estamos ‘bochados’ en la materia de condiciones carcelarias”, dijo Fernández sobre ese punto.

Por último, el jefe de Estado destacó que “está logrando” su meta de “ser un presidente con 24 gobernadores”, al enfatizar que los mandatarios provinciales “lo acompañan día a día en la tarea de cambiar la Argentina”.