El presidente aseguró que “la oposición tiene todas las posibilidades de plantear sus pareceres” en el debate legislativo.

El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que el Gobierno está “absolutamente abierto” a escuchar opiniones en relación a la reforma judicial, destacó que se trata de un debate que “va a pasar por el Congreso” y aseguró que “no se está discutiendo cuántos miembros debe tener la Corte Suprema sino buscando su mejor funcionamiento”.

En este sentido, entendió que el Máximo Tribunal “puede funcionar con cinco miembros” como actualmente, pero consideró que “está funcionando mal” y que trabajo está “virtualmente paralizado”.

Así lo expresó en una extensa entrevista que brindó a la FM Radio Con Vos, en la que subrayó que la reforma judicial cuyos lineamientos fueron presentados públicamente ayer no constituye “un decreto de necesidad y urgencia” sino que se trata de una iniciativa que “será debatida en el Congreso” y en la que “la oposición tiene todas las posibilidades de plantear sus pareceres”.

De hecho, al dar respuesta a críticas formuladas desde algunos sectores de la oposición, Alberto Fernández remarcó que el Gobierno está “absolutamente abierto” a escuchar los cuestionamientos en torno a las propuestas.

“Lo que va a resultar del debate, va a pasar por el Congreso. Lo que hice fue abrir el debate; lo que va a resultar del debate, va a pasar por el Congreso”, enfatizó el jefe de Estado en sus declaraciones.

Dijo también que la reforma fue pensada de forma tal que tenga el “máximo cuidado para que nadie dude de que haya manipulación a la hora de elegir jueces” y dejó sentado que “no se está discutiendo cuántos miembros debe tener la Corte Suprema, sino buscando su mejor funcionamiento”.

Respecto a la Corte dijo que siempre consideró que el máximo tribunal puede con cinco miembros, como en la actualidad, pero consideró que “está funcionando mal” y está “virtualmente paralizado”.

Respecto a la comisión de expertos creada para asesorar al Gobierno nacional en la reforma, dijo que analizarán “problemas que son muy técnicos”, y que “la oposición y los medios simplifican diciendo que se quiere someter a los miembros de la Corte”.

En esa línea, explicó que la comisión tendrá “90 días a partir de agosto” para darle “consejos” sobre esa reforma que impulsa y que presentó ayer en la Casa Rosada, y aclaró que “no tienen por qué ser consejos unánimes”, sino que puede haber “dictamenes de mayoría y de minoría”.

“Hay una gran falacia en todo esto”, advirtió el mandatario acerca de los que plantean que tendría que haber consultado antes sobre el tema, y enfatizó: “Me están proponiendo que repartamos los jueces y no lo voy a hacer; quiero jueces dignos”.