El presidente Alberto Fernández afirmó hoy que la decisión de rebajarle a la ciudad de Buenos Aires un punto de la coparticipación era una medida “tomada y muy hablada” con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Fernández dijo, además, que no podía pedirle al gobernador boanerense, Axel Kicillof, que “vaya a una guerra con escarbadientes” en relación al reclamo de las fuerzas policiales en demanda de un aumento salarial y afirmó que “la situación financiera de la provincia es crítica”.

El presidente acentuó que la medida no busca “intranquilizar ni jorobar a nadie” con la decisión de recuperar y destinar a la provincia de Buenos Aires un punto de la coparticipación adicional que, en enero de 2016, el entonces gobierno macrista había establecido, a través de un decreto, para la ciudad de buenos Aires.