El presidente destacó la unidad del Frente de Todos tras el acto realizado en La Plata este viernes.

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que el acto que encabezó ayer en La Plata junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner “sirvió para disipar las dudas de aquellos que nos quieren ver separados y divididos”, a la vez que destacó la “unidad” de los discursos pronunciados en ese encuentro.

Tras el acto de ayer en el estadio Único de La Plata, en el que también estuvo el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y otros encumbrados dirigentes del Frente de Todos, Fernández sostuvo hoy, en declaraciones a radio El Destape, que sirvió “para terminar con lo que intentan instalar desde algunos medios”

“En los últimos meses vivimos un debate inusual porque ocurre que si hablo con Cristina, soy un títere y ella es la que se mete en todo y manda en el Gobierno; pero si no hablo dicen que estamos peleados y hay una crisis institucional en el Gobierno. La verdad no se que quieren”, aseveró.

En ese marco, el Presidente dijo que “lo cierto es que con Cristina hablamos cuando tenemos que hablar. Nos conocemos hace mucho y tengo un gran cariño por ella y nada va a quebrar nuestra amistad”.

Sobre el acto de ayer, contó que “se le ocurrió a Axel”, y consideró que “sirvió para dispar dudas para los que quieren vernos separados y divididos a Cristina y a mí”.

En el acto estuvieron los máximos referentes del Frente de Todos en el escenario y además dijeron presente los ministros y legisladores nacionales, los miembros del gabinete bonaerense y los legisladores del distrito, sindicalistas e intendentes.

Al respecto, el primer mandatario consideró que “no basta con la unidad, pero es una condición necesaria para poder gobernar”.

“Lo mejor de ayer fue que hubo 6 discursos y cualquier de nosotros podía firmar el discurso del otro porque no hubo discursos disruptivos y todos estaban en la misma sintonía”, sostuvo.

En otro tramo de la entrevista, dijo que agradece “siempre” a Cristina Fernández de Kirchner por “la confianza que depositó” en él y aseveró: “No voy a defraudar ni a ella ni a los que nos votaron”.

“Lo viví como una enorme responsabilidad. Fue algo muy inesperado para mí”, dijo al recordar el momento en que la vicepresidenta le propuso ser candidato a presidente.


-->