El presidente opinó sobre la oferta presentada a los acreedores por la deuda Argentina, y ratificó que será “la última”. “Espero que dejemos de endeudarnos”, indicó.

El presidente Alberto Fernández ratificó que la oferta presentada hace dos semanas por el tema deuda “es la última” de la Argentina y se manifestó “optimista” respecto al avance de las negociaciones.

En un reportaje con el diario Página/12, publicado este domingo, Fernández dijo “ésta es la última oferta que hace la Argentina, no va a haber otra” .

Además se mostró “optimista” respecto al avance de las negociaciones y que –una vez resuelto esto- “sea la última vez en la historia que la Argentina discuta el problema de la deuda”.

“Además sería interesante que el mundo se ordene financieramente, el mundo quedó dado vuelta, hay alrededor de 40 países que están en condiciones de defaultear”, agregó en relación a la situación global a causa de los efectos económicos relacionados con la pandemia de coronavirus.

“No hay fuego amigo, hay gente que dentro del espacio tiene miradas propias y está bien. Eso fue el peronismo siempre. Y nosotros queremos ser más que el peronismo. Queremos que haya más gente, que haya independientes, gente de centro izquierda que no necesariamente sea peronista”, dijo el mandatario al ser consultado sobre las tensiones dentro de su administración, en particular con su vicepresidenta Cristina Kirchner.

“Espero que la Argentina se recupere con sus propios recursos, con el impulso del Estado y que dejemos de endeudarnos porque la deuda nos condiciona. Pasa en la vida individual y pasa en la vida de los países, no te condiciona sólo políticamente te condiciona para poder proyectar porque tenés esa espada de Damocles en tu cabeza”, respondió al ser consultado respecto a la necesidad futura de tomar nueva deuda.

Sobre la pospandemia, Fernández dijo que el Gobierno tiene en mente “una serie de medidas que reactiven y pongan en marcha otra vez la economía. Son un montón de medidas. La idea es dividir el país en seis regiones: AMBA y las cinco que ya existen, Centro, NOA, NEA, Cuyo y Patagonia y hacer planes específicos para potenciar las fortalezas de cada región”.

“La pandemia nos da la oportunidad de ir hacia un lugar de construcción distinto. Hay un plan general y un plan específico. Va a ser necesario hablarlo con los gobernadores de cada región”, señaló.

El presidente subrayó que una “buena parte del plan es obra pública y la construcción de viviendas. Son formidables movilizadores de la economía porque ayudan a mover muchas actividades y muchos sectores de la economía y no necesitás importar insumos”.

“En los próximos días vamos a estar en condiciones de anunciarlo. Las medidas van a marcar cuál es nuestro norte”, adelantó.

Dijo que la posibilidad de poner en marcha un nuevo blanqueo “está en carpeta”, si bien se manifestó “muy poco amigo” de una iniciativa de este tipo.

“Eso está en carpeta. Es un pedido de la Cámara (de la Construcción). Confieso que soy muy poco amigo del blanqueo. Me interesa mucho más que el dinero que se blanqueó y se quedó en paraísos fiscales vuelva a la Argentina. La Cámara de la Construcción propone hacer un nuevo blanqueo a cambio de que se invierta la plata en construcción”, detalló el Presidente.