Se hizo entrega del barrio 25 de Mayo cumpliendo con todos los protocolos sanitarios previstos. Desde el 2003 que esperaban su vivienda.

El Instituto Provincial de la Vivienda, conjuntamente con el municipio de Santa Rosa, entregaron este martes 10 viviendas sociales, sin acto protocolar y siguiendo medidas sanitarias estrictas para la seguridad de todos.

Se trata del barrio 25 de Mayo que fue ejecutado en un plazo de 8 meses, tal como estaba planificado. La inversión superó los $16 millones que fueron aportados por la Provincia a través del Plan Mendoza Construye.

El emprendimiento, ubicado en el distrito 12 de Octubre, está compuesto por 10 viviendas de dos dormitorios y una superficie total de 62 metros cuadrados cubiertos. Éstas se destacan por una prestación técnica muy importante en sus techos: poseen paneles térmicos que mantienen la temperatura en invierno y refrescan el ambiente en verano.

Los nuevos adjudicatarios mostraron su felicidad. Desde el 2003 que esperaban ansiosos una solución habitacional a la que finalmente pudieron acceder en un contexto muy distinto al que imaginaban, pero con la alegría del sueño cumplido.

El vecino Fernando Gabriel Díaz, padre de 4 hijos, fue uno de los adjudicatarios que tuvo que respetar el protocolo impuesto por el IPV: “Mi familia se quedó esperando a que lleve las llaves. El año pasado, que empezó la obra, no imaginábamos que la entrega iba a ser en este contexto. Igualmente, la felicidad es inmensa y estamos con muchas ganas de venirnos a vivir”.

De la entrega de carpetas y llaves participaron la presidenta del IPV, María Marta Ontanilla, y la intendenta departamental, Flor Destéfanis.

“Ésta es la segunda entrega que hacemos en este contexto de pandemia. Semanas anteriores nos tocó en Junín y hoy en Santa Rosa. Nos urge ser cuidadosos con todos y por eso permitimos solamente a una persona por grupo familiar”, comentó Ontanilla.

“Todo esto no nos puede privar de que tantas familias pasen a ser propietarias de sus hogares. Los tiempos apremian y es necesario continuar con las entregas de barrios”, agregó la titular del IPV.

Consultada sobre la continuidad de la obra pública en viviendas, la funcionaria respondió que no se ha frenado y que continúa de forma activa, siempre respetando el protocolo sanitario: “el presupuesto nos asegura la continuidad de obra, y eso nos da una gran tranquilidad”.

Por su parte, la intendenta Destéfanis aclaró que aún restan completar las obras de urbanización del barrio.“Las mismas estarán a cargo del municipio, tal como asumimos el compromiso al inicio de gestión. Una vez concluidos estos trabajos, empezaremos a pensar en el llamado a licitación del barrio San Cayetano, de Las Catitas, que también es un proyecto muy esperado”.