La chilena confirmó que bajará persianas en Mendoza, Córdoba y San Juan. Conservará, de momento, sólo las sucursales de peatonal Florida, Unicenter y Rosario. En las últimas horas, apareció un nuevo candidato: el fondo de un empresario autopartista que fue socio de un ex presidente de la UIA

Falabella avanza con su repliegue en el país. Confirmó el cierre de tres sucursales: la del shopping Mendoza Plaza, la de San Juan y la de Córdoba. En consecuencia, por ahora, mantendrá en operación sólo los locales del Microcentro (Florida 202), el de Unicenter y el de Rosario, además de su plataforma online. Entre tanto, el grupo chileno también busca destrabar la venta de sus activos en el país. En tal sentido, en las últimas horas, apareció un tapado: el fondo Habitar, private equity liderado por el ex dueño de la autopartista Famar Argentina, Hugo Pascarelli.

Habitar es un fondo con inversiones en real estate. Recientemente, le adquirió la fabricante de productos químicos Clorotec a la estadounidense HTC Corporation.

Pascarelli fue el CEO de la autopartista estadounidense Delphi en el país, proveedora de equipos multimedia para automotrices como la francesa PSA y la entonces Fiat-Chrysler. En 2016, asociado con el ex presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) Héctor Méndez, le compró la empresa Famar Fueguina, que facturaba u$s 40 millones anuales, a su anterior empleador. Tres años después, en medio de una crisis por el derrumbe de actividad, la compró el Grupo Mirgor, de la familia Caputo. La pagó u$s 2,5 millones, según consta en notas enviadas a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA).

Según fuentes familiarizadas con el proceso de venta, Habitar es el único interesado que, hasta ahora, realizó una oferta por las tiendas departamentales del grupo trasandino. De momento, sólo había recibido propuestas por Sodimac, su cadena de materiales para la construcción y el hogar.

Pero, hasta que se concrete la venta, la empresa necesita recortar su operación para continuar adelante, según le explicaron a El Cronista fuentes allegadas a la negociación. Por eso, continúa con los cierres de locales.

Según le explicaron a este medio fuentes gremiales, el proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades en los próximos días, alrededor de 300 personas.

Ante la consulta de El Cronista sobre las causas que motivaron la decisión, desde el grupo trasandino se limitaron a afirmar que se debe “al contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable la operación de sus filiales en el país”.

Fuentes del mercado aseguraron que las locaciones que bajan las persianas son las que menos rentabilidad generan. A ello, se le agrega una crisis global del modelo de tienda departamental, como consecuencia de los nuevos hábitos de consumo, con la explosión del e-commerce.

Estos tres cierres se suman a los cuatro locales que dejaron de funcionar el año pasado. Uno de ellos, el emblemático punto de venta en el microcentro porteño, en Florida al 300, y otro, el que se encontraba en el shopping Tortugas Open Mall (TOM), en la localidad bonaerense de Tortuguitas. 

A ellos, se sumó que, finalizada la cuarentena con el regreso de los centros comerciales,no volvieron a abrir los locales ubicados en el Dot Baires Shopping ni en el Alto Avellaneda.  

 Además, a fines de 2020, bajaron las persianas las sucursales de Malvinas Argentinas y Villa Tesei de Sodimac.

TE PUEDE INTERESAR

En septiembre del año pasado, la compañía chilena reconoció que se halla en la búsqueda de un socio estratégico que continúe el negocio en el país, proceso que se extiende hasta la actualidad, aunque con cambios.

La pandemia aceleró el proceso de digitalización del retail y afectó los resultados. Para adaptarse a esta nueva tendencia y hacer sustentable la operación en el tiempo, Falabella y Sodimac determinaron cerrar tiendas en Buenos Aires en los próximos meses“, detalló en ese entonces la compañía, mediante un comunicado difundido a los medios.

En carrera

Por fuera de Habitar, entre los grupos interesados figura Inverlatfondo dueño de Havanna y GNC Aspro, conformado por los socios Carlos Giovanelli, Damián Pozzoli y Guillermo Stanley. El año pasado, intentó quedarse con Garbarino, hasta que la cadena de electrónica y electrodomésticas fue adquirida en junio por el empresario Carlos Rosales.

También se alista Bercomat, la firma chaqueña de la familia Bercovich, que lleva más de 60 años de trayectoria en la venta de productos para la construcciónEl tercer jugador es Cono Sur Investmentsun fondo liderado por José Manuel Ortiz Masllorens, un ex miembro de grupo inversor The Exxel Group, fundado por Juan Navarro.

Falabella desembarcó en la Argentina en la década del 90 y llegó a tener 10 tiendas en el país: tres en Capital Federal, tres en la provincia de Buenos Aires y cuatro en el interior, en Córdoba, Mendoza, Rosario y San Juan. 

Durante los primeros nueve meses de 2020, sus ingresos bajaron un 25,9%, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia. Así y todo, según el último informe de resultados financieros de la compañía, en el tercer cuatrimestre de 2020, el negocio local creció un 2,8% comparado con el mismo período del año anterior. 

Esto, en parte, es explicado por el crecimiento del 9,7% en tiendas por departamento (Falabella) y 7,1% en mejoramiento del hogar (Sodimac), asociado a una reactivación del consumo luego de que fuera levantada la cuarentena”, detalló la empresa.

Hace unos días, la firma presentó un plan de inversiones por u$s 800 millones, que excluye a la ArgentinaParte de él estará dirigido a la construcción de nuevas tiendas en Chile, México y Brasil, y al desarrollo de la franquicia Ikea, la cadena sueca de artículos para el hogar, en Chile y Colombia.

Fuente El Cronista