El jóven de 19 años afirmó haber estado con la víctima el viernes pasado y es el principal sospechoso del crimen.

Facundo Zaeta, uno de los detenidos por el crimen de Fabián Gutiérrez, declaró este viernes en la Comisaría 1° de El Calafate y dijo que estuvo con Gutiérrez el viernes entre las 19:30 y las 22:30 y que ambos mantenían una relación de “amistad con derecho a roce”.

“Nos estábamos conociendo”, afirmó Zaeta, que tiene 19 años y es el nieto de uno de los escribanos más reconocidos de El Calafate.

Según el texto de la declaración testimonial, a la que la agencia Opi Santa Cruz tuvo acceso, Zaeta dijo que a las 19:30 del viernes 3 de julio se encontraba en su casa particular cuando Fabián Gutiérrez lo pasó a buscar en su Amarok color blanca y fueron juntos a realizar compras a Distrisur, un supermercado local.

Luego se dirigieron hacia el domicilio de Gutiérrez, en Av Libertador N° 3611 de El Calafate, donde éste le dio un recorrido por el interior de su vivienda y tomaron un champagne.

Según Zaeta, en un momento Gutiérrez recibió un llamado telefónico de una persona a la que señaló como Marcelo Franco, la cual le solicitaba unos dólares.

El jóven indicó que volvió a su casa a las 22:30, donde se encontró con sus amigos Facundo Gómez y Pedro Monzón, con quienes permaneció hasta la 1 de la madrugada.

Cuando le preguntaron si sabía hacia dónde se dirigió Gutierrez, luego de dejarlo en su domicilio, dijo desconocerlo y sobre si hubo alguna discusión o pelea entre ambos, negó que algo de eso hubiera sucedido, recalcando “me trató muy bien”.

Sobre la relación que tenía con Fabián Gutierrez, Zaeta reconoció un acercamiento sentimental con la víctima y expresó: “Teníamos una amistad con derecho a rose, pero nos estábamos conociendo”.

El juez Carlos Narvarte, que lleva adelante la investigación del caso, ordenó la detención de Zaeta, su hermano y otros dos jóvenes, Maximiliano y Fabián Gómez, también hermanos. La hipótesis que maneja el juez es que fue un crimen “pasional-extorsivo”.