Se trata de un récord histórico para el país que gobierna Donald Trump. La mayor cifra había sido en 1982 de 695.000

La pandemia de coronavirus hizo explotar los pedidos semanales de subsidios por desempleo en Estados Unidos, con un aumento de tres millones, un récord histórico, dijo este jueves el Departamento de Trabajo.

Unas 3,3 millones de personas solicitaron los beneficios durante la semana que culminó el 21 de marzo, más de tres millones más que la semana previa, cuando se ubicaron en 282.000 nuevos pedidos.

Casi todos los estados citaron el COVID-19 como causa del salto en las solicitudes, con fuertes impactos en los servicios de alimentos, alojamiento, entretenimiento y recreación, atención médica y transporte, según el informe.

El aumento supera el récord anterior de 695,000 establecido en octubre de 1982. En la misma semana de 2019, solo se registraron 215,000 nuevas reclamaciones.

Los economistas habían estado advirtiendo sobre un aumento masivo en el nivel de desempleo. Las estimaciones preveían alrededor de 1,5 millones de solicitudes, lo que varios advirtieron era demasiado optimista.

Ian Shepherdson de Pantheon Macroeconomics predijo correctamente lo que llamó un resultado “horrible”, y señaló que solo el estado de Nueva York había recibido 1,7 millones de pedidos de subsidios.

El Senado de los Estados Unidos aprobó de la noche a la mañana un paquete de rescate económico de 2.2 billones de dólares que incluye una expansión sin precedentes en los beneficios de desempleo para tratar de amortiguar el golpe hasta que la pandemia esté bajo control.