En un ida y vuelta con el gobernador Suarez abordamos varios temas que hacen a su gestión en tiempos de crisis sanitaria. Uno de ellos fue la agenda de proyectos presentada en su discurso en la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura

Por Luis Martínez

Comenzamos la consulta con Rodolfo Suarez con el tema que hoy nos atraviesa a todos por igual, la pandemia (y sus consecuencias). Le pedimos una evaluación, ¿cómo está Mendoza en este momento de flexibilización del aislamiento?:

“Apenas estamos transcurriendo los primeros días. Pero por lo que hemos observado hasta aquí, podemos decir que tenemos un moderado optimismo. Vamos bien, pero no puede haber distracciones de ningún tipo. El hecho de llevar sólo 3 casos en lo que va de mayo, lo que significa que la mayoría de los días no hemos tenido positivos, y haber visto que el sistema de control epidemiológico para quienes ingresan a la provincia funciona bien, constituyen resultados alentadores pero no definitivos. En la medida que la ciudadanía siga cumpliendo rigurosamente las medidas de prevención y, particularmente, los protocolos en cada actividad que se va rehabilitando, seguramente podremos ir avanzando a niveles de mayor normalidad. Es en esta fase cuando la gente tiene que entender, más que nunca, que el destino colectivo está directamente vinculado a la responsabilidad individual. Nos quedan muchos días aún de lucha contra el Coronavirus. Es indispensable que cada uno siga haciendo bien las cosas en su lugar”.

Quisimos saber también si la provincia cuenta con todos los elementos necesarios para enfrentar este momento, tanto para los posibles enfermos y los trabajadores de la salud. ¿Mendoza tiene los elementos necesarios?

“En Mendoza hemos trabajado sin pausa. La provincia tiene hoy un buen sistema de salud, con alcance territorial en toda la provincia gracias a una red primaria de atención que cuenta con un total de 351 efectores, entre centros de salud y postas sanitarias, de los cuales 108 están siendo preparados especialmente para atender casos de COVID-19, con el propósito de minimizar la circulación del virus y evitar que los casos leves de la enfermedad se atiendan en los hospitales. También hemos reorganizado la infraestructura hospitalaria para aumentar las camas, especialmente las de terapia intensiva para atender los casos graves de personas que requieran cuidados complejos. Seguimos adquiriendo insumos, tanto para el diagnóstico y el tratamiento, como para proteger a médicos, enfermeros, técnicos y demás personal. A todo esto, hay que sumarle que en Mendoza contamos con excelentes recursos humanos, cuya dotación incluso hemos ampliado y, también, que la Provincia cuenta con la ventaja comparativa que significa haber invertido en los últimos años fuertemente en infraestructura hospitalaria, en centros de salud y en equipamiento”.

Pero a medida que se flexibilizan más actividades, paralelamente aumentan las posibilidades de contagio y por eso le consultamos al gobernador si le preocupa la situación que se ha dado en otros países como Chile donde se aceleraron los contagios obligando a volver a una dura cuarentena

“Desde antes que fuera declarada la pandemia, venimos prestándole mucha atención al desenvolvimiento de la enfermedad en el mundo, tanto para sumar experiencia, como para diseñar estrategias efectivas que sirvan para cuidar a las y los mendocinos. Así hemos consiguiendo demorar razonablemente la circulación comunitaria del virus hasta aquí. Pero lo cierto es que el virus ha llegado para quedarse y su evolución futura es incierta. De manera que estamos muy atentos a todo el escenario. Particularmente a las provincias y a los países que tanto relacionamiento social y económico tienen históricamente con Mendoza. No sólo Chile, también Brasil, por ejemplo. Por ahora, Mendoza está protegida por el cierre de fronteras y el control riguroso de ingresos”.

Agregó “Además de seguir los pormenores de la evolución, deseamos que poco a poco la situación vaya mejorando en esos territorios hermanos para reverdecer con más fuerza el vínculo de afecto que siempre nos ha unido, cuando esto haya pasado”.

Son momentos de de tomar difíciles decisiones para lo que cuenta con un equipo importante que lo acompaña. Pero convengamos que también es necesario tener el respaldo político en tiempos donde las medidas que se adopten seguramente van a influir directamente en los mendocinos y de manera muy fuerte. Se siente acompañado por la dirigencia política en este momento de crisis sanitaria? le preguntamos:

“En términos generales podríamos decir que sí. Desde el primer día que he estado al frente del poder ejecutivo he impulsado un gobierno de diálogo y creo que eso rinde sus frutos en momentos críticos como este. Particularmente, con los intendentes con quienes tenemos una relación de intercambio muy fluida que nos permite ir coordinando estrategias en cada territorio. Igualmente, con la legislatura provincial que rápidamente ajustó sus procedimientos para aprobar la Ley de emergencia. La dirigencia mendocina se ha mostrado sensible frente a los enormes desafíos que trae aparejados la pandemia, pero hay que destacar, también, a la comunidad científica, a los miembros del sector privado y a las ciudadanas y ciudadanos que se han mostrado colaborativos desde el primer momento. Eso habla muy bien de la sociedad mendocina en su conjunto y es una referencia muy valiosa para quien lidera el  gobierno”.

Luego de su discurso a la Asamblea Legislativa, inédito por la modalidad obligada por la pandemia, algunas voces se alzaron desde la oposición calificando de lento el envío del paquete de leyes al ámbito legislativo. ¿Luego de su mensaje legislativo algunos sectores de la oposición le achacan lentitud en el envío del paquete de leyes anunciado. Qué les responde?

“En el mensaje he propuesto una agenda trascendente para repensar a Mendoza en serio. La mayoría de las iniciativas que he presentado tienen efectos estructurales y, por lo tanto, requieren de mucho trabajo y concentración para que la deliberación pública sea enriquecedora. Es la agenda del año del Estado, no una invitación al pensamiento mágico. Han pasado apenas un par de semanas y ya hemos empezado a remitir proyectos de envergadura al poder legislativo como el de la creación del Consejo económico, ambiental y social. No veo motivo para esa calificación más que el de alguna chicana irrelevante de la baja política que intenta cuestionar la forma, quizá porque no han podido cuestionar la solidez del contenido. En el mensaje dije claramente que liderar a Mendoza hoy es poder atender eficazmente la crisis coyuntural pero no por eso dejar de imaginar el futuro, aún con las eventuales y dramáticas consecuencias finales que pueda dejar la pandemia, donde habrá que transitar un difícil proceso de remediación del daño social pero, también, preparar a Mendoza para lo que viene, ya que en todo cambio de época, como el que estamos atravesando, aparecen oportunidades y hay que estar preparados para recuperar la senda del progreso cuanto antes”.

No podíamos dejar de consultarle sobre la polémica desatada en los últimos días en torno a la obra más esperada por los mendocinos,Portezuelo del Viento. Es el proyecto más importante de la provincia y los tires y aflojes abren interrogantes en varios sectores, (político, empresario y de los trabajadores) que esperan ansiosos que la megaobra esté ya en marcha. ¿Le llama la atención los roces, presiones y sospechas que algunos sectores proyectan sobre la concreción de Portezuelo del Viento? preguntamos y respondió:

“Quien ha estudiado con seriedad el tema sabe que hay tres aspectos incuestionables sobre Portezuelo del Viento. El primero, es que se trata de una reparación histórica por el daño provocado durante 40 años de promoción industrial selectiva en la región en perjuicio de Mendoza; el segundo, es el enorme consenso que existe en la provincia sobre los beneficios económicos que generará la obra, sobre todo, en la creación de empleo privado de calidad y; el tercero, es el profesionalismo, la rigurosidad en el cuidado ambiental y la claridad con que se está llevando adelante el proceso licitatorio desde su origen. Los pliegos están disponibles para quien lo requiera desde el 13 de setiembre de 2019. Y desde entonces se han respondido en tiempo y forma todas las consultas. Lo que ahora aparece en algunos medios como “cuestionamientos” no son más que ampulosas expresiones malintencionadas, de última hora, que responden a intereses especulativos buscando ver si así pueden tomar alguna ventaja, ya que se trata de una de las obras de envergadura más significativa que se harán por estos tiempos en el país, pero que en nada van a conseguir cambiar el destino de transparencia y de éxito colectivo de este emprendimiento clave para el presente y el futuro de las mendocinas y los mendocinos”, dijo Suarez.

Todo crisis provoca sus efectos negativos en distintos planos de la actividad de una sociedad. Pero una de la magnitud que ha tomado la provocada por el Covid-19 pareciera no tener límites. Y lo actividad económica siente el duro golpe. Todos los sectores se ven golpeados y el Estado no queda afuera. ¿Cómo define la situación financiera de la provincia en medio de la crisis?:

“Es evidente que con la economía local prácticamente paralizada y los actuales niveles de recaudación la provincia está muy condicionada y necesita ayuda del programa de emergencia que ha diseñado el gobierno nacional, que es quien maneja los instrumentos de política macroeconómica. En la medida en que esos fondos vayan llegando, podremos tener mucha más certeza para abordar nuestros compromisos, por lo que la previsibilidad que nos pueda dar el gobierno nacional resulta indispensable para planificar el corto plazo. No obstante, en la provincia estamos haciendo bien nuestros deberes. Seguimos con un riguroso plan de austeridad, una administración ordenada y no vamos a perder el horizonte que nos hemos planteado de mantener siempre una relación razonable entre los ingresos y los egresos, aún sabiendo que será muy difícil mantener el equilibrio y los niveles de inversión pública en un escenario de caída de ingresos y aumento de gastos corrientes”.

En estos tiempos es clave todo tipo de ayuda y en especial la que pueda enviar el Estado nacional. Es por ello que le consultamos ¿Cómo califica la relación con el gobierno nacional? le preguntamos:

“Con el gobierno nacional existe una relación sensata, de buen diálogo y búsqueda de entendimiento. Creo que nos unen desafíos complejos que hemos puesto por encima de cualquier otra diferencia que eventualmente pudiera existir. Hemos dado varios pasos adelante en conjunto y tenemos expectativa de que siga siendo así. Mendoza siempre ha mostrado una vocación bienintencionada para abordar la agenda común, sin dejar por ello de cuidar con autoridad los intereses de la provincia. Ese es el camino para mí. La gente nos quiere ver trabajando juntos en la solución de los problemas y en eso estamos”.

Con al menos 40 miembros Mendoza tendrá su Consejo Económico Social convocado por el gobernador que enviará el poryecto correspondiente en los próximos días. Estarán representadas cámaras empresariales, sindicales, eclesiásticas, universitarias, ambientales y de la sociedad civil, ex gobernadores y funcionarios del gobierno provincial.

“Es un momento en el que necesitamos también instituciones públicas sólidas, aunque permeables a la inteligencia colectiva, para enriquecer las decisiones políticas. Sé que esto necesita de grandes consensos colectivos que mi gobierno de diálogo está dispuesto a propiciar y liderar, convocando a todos los sectores a discutir el futuro de Mendoza más allá de la crisis que atravesamos”, expresó.

Adelantó que será “de carácter consultivo” y tendrá el objetivo de “diseñar, planificar e implementar políticas públicas en materia económica, ambiental y social”.

Te puede interesar