Aseguran que el presidente estadounidense sabía en febrero que el coronavirus era más letal que la gripe

La revelación de que Donald Trump minimizó conscientemente la gravedad de la pandemia de coronavirus ha provocado airadas protestas por parte de los gobernadores de los estados más afectados, que aseguran que si hubieran sabido en febrero o marzo lo que de verdad pensaba el presidente, y hubieran tenido mejor información, hubieran tomado medidas mucho más drásticas para prevenir infecciones. Se han contagiado en EE.UU. 6,3 millones de personas, de las que han muerto más de 190.000.

El gobernador de Nueva Jérsey, el demócrata Phil Murphy, dijo ayer en la cadena CNN que, de haber escuchado en público lo que Trump dijo sobre la gravedad del Covid-19 en privado, «habríamos cerrado el estado mucho antes, habríamos adoptado una política de máscaras obligatorias mucho más temprano, además de un confinamiento más duro, y sin duda habríamos salvado más vidas». En ese estado han fallecido 16.000 personas, de 196.000 contagiadas.

Según revela el prestigioso periodista Bob Woodward en su nuevo libro, para el que ha entrevistado a Trump 18 ocasiones en los meses recientes, el presidente sabía en febrero que el coronavirus era más letal que la gripe, y que se transmitía fácilmente por el aire. «Es mortífero», dijo el presidente en febrero, y en marzo admitió: «Siempre quise minimizarlo… Todavía me gusta minimizarlo, porque no quiero crear pánico». Woodward, uno de los reporteros que descubrió el escándalo del Watergate, atesora grabaciones de todas esas conversaciones con Trump.

La gobernadora de Michigan, la también demócrata Gretchen Whitmer, también criticó al presidente por esas revelaciones. «Es peligroso ser imprudente o ignorante, y engañar, y que se pierdan vidas estadounidenses a causa de ello. Él lo sabía. No fue sincero… La mayor amenaza para el pueblo estadounidense hoy en día es el presidente estadounidense. Es devastador», dijo la gobernadora ayer. En Michigan ha habido 120.000 contagios y 7.000 muertos.

Trump ha acusado a Woodward de manipular sus palabras y de guardarse las grabaciones desde primavera hasta ahora para perjudicarle en la campaña electoral.



/" target="_blank">