Un trabajo de Opina Argentina revela además que la desocupación e inflación son los principales problemas a resolver del Gobierno. A un año de las legislativas, cómo sería el resultado de las presidenciales de realizarse la votación ahora

Un trabajo de Opina Argentina, la consultora de Facundo Nejamkis, sostiene que la economía es la principal preocupación de los argentinos, mucho más que el coronavirus. Según el sondeo, entre la desocupación y la inflación se concentra el 58% de lo que desvela a los argentinos.

A pesar de las dificultades que generó  el coronavirus y las graves secuelas económicas que tiene el país, el Frente de Todos que encabezan Alberto Fernández y Cristina Kirchner se impondría con contundencia si hubiera elecciones este domingo (11/10) a un año de las elecciones legislativas.  A nivel nacional, el Frente de Todos obtendría el 42 por ciento de los votos frente al 31 de Juntos por el Cambio, la alianza que encabeza Macri. La diferencia de 11 puntos es mayor a la conseguida en la elección de 2019. En el tercer lugar estaría José Luis Espert y un poco más allá Roberto Lavagna. Las distancias serían aún mayores en territorio bonaerense, donde la dupla Fernandez-Fernández conseguiría el 48 por ciento frente al 25 de la coalición que encabezaron Macri y Miguel Angel Pichetto.

En ese sentido, la unidad del peronismo sigue siendo un activo imprescindible para sostenerse como fuerza mayoritaria y cabe destacarse que no aparecen hoy a la vista en ninguno de los principales distritos del país, líderes o escisiones partidarias que pudieran amenazar la unidad lograda en el año 2019.

Por otra parte, el oficialismo debe mirar como una alerta ese número cada vez mayor de votantes que cree que ninguna de las dos principales fuerzas políticas podrá reactivar la Economía y eligen la categoría “ninguna” para expresar su rechazo probablemente a la política en su conjunto. La emergencia de ese sector social que manifiesta su desconfianza sobre los dos polos que estructuran el sistema político tiene una composición variada.

Por el lado de Juntos por el Cambio, la principal fuerza de la oposición, la oportunidad de crecer viene de la mano de las dificultades del Gobierno en dar respuesta a una situación muy difícil, que conjuga crisis económica y pandemia. La espiralización de las actuales circunstancias dejarían un espacio para la aparición de un voto anti gobierno.

En ese panorama, el macrismo se enfrenta a dos grandes desafíos. El primero tiene que ver con la posibilidad de que el grupo liberal que representan Espert y Milei y un sin número de economistas con alta presencia en los medios de comunicación se constituyan en una opción electoral competitiva.