Independiente tenía la victoria casi asegurada con una ventaja de dos goles en los minutos finales, pero Vélez Sarsfield, con amor propio, remontó y alcanzó el empate 3 a 3, en un partidazo por la fecha 14 del torneo de la Liga Profesional de Fútbol y con público en las tribunas del estadio José Amalfitani

En los minutos iniciales fue Vélez el que pareció pararse mejor sobre el campo, pero fue Independiente el que se acercó primero al arco rival, a los 4m, con un tiro libre de Soñora que dio en el palo izquierdo del arco local y luego despejó Hoyos con una dosis de buena fortuna (la pelota le rebotó en las piernas y salió).

A partir de ahí y por la ambición de ambos, cada cual con sus armas, se armó un partidazo. Pegó el “Fortín” a los 12m, cuando Lucero entró sin marcas para capitalizar un rebote que dio Sosa tras un cabezazo de Janson; y respondió el “Rojo” a los 13m, con el regreso al gol de Silvio Romero después de un excelente centro de Fabricio Bustos.

Y aunque los dos siguieron yendo hacia adelante, fue el visitante el que edificó una leve superioridad a partir del trabajo de Bustos por el lateral derecho; de Soñora, Blanco y Velasco en el medio; y de Romero en el ataque. Al Fortín, durante sus pasajes de dominio y adelantamiento en bloque, le faltó profundidad en el último pase.

Así sacó ventaja Independiente, con el segundo gol de Silvio Romero luego de otro centro desde la derecha, ahora de Soñora. Los de Falcioni se fueron al descanso con un merecido 2 a 1.Siguió mejor en el inicio del complemento y tuvo dos llegadas con las que pudo aumentar la diferencia pero no tuvo precisión para convertir.

Pero Vélez, de a poco, fue equilibrando. Mancuello encontró, al menos eventualmente, los huecos en tres cuartos para los pases profundos; y Ortega ofreció una buena variante con sus continuas proyecciones por izquierda. A esa altura el partido ya era trabado y había perdido la intensidad y el brillo del primer tiempo.

Ese estado de las cosas favoreció a los de Falcioni. Porque, más allá de una ráfaga de Vélez en la que Lucero estuvo a punto del empate con una media vuelta, hubo poco riesgo frente a los arcos. Y el “Rojo” parecía liquidarlo con un gol raro. Ayrton Costa, desde el suelo, sacó un remate que se desvió en una pierna de De los Santos y descolocó a Hoyos.

Vélez, 1-3 abajo, fue hacia adelante con amor propio, algunos destellos del ingresado Centurión y el empuje de su gente. Parecía que no iba a alcanzarle, pero sucedió: primero llegó el descuento de Almada, a los 43m, y cuando el partido se moría apareció De los Santos para el milagro del 3 a 3.

A Independiente le quedó el lamento de perder dos puntos que lo hubieran metido de lleno en la pelea por los primeros puestos del certamen. En la próxima jornada, la 15, Vélez visitará a Newell’s Old Boys en Rosario (viernes 8 desde las 21.15) e Independiente recibirá en el Libertadores de América a Gimnasia y Esgrima La Plata, el lunes 11 a partir de las 19.


-->