Desde la promulgación de la Ley 9146, ya han sido coprocesadas 930 toneladas de neumáticos fuera de uso para favorecer la preservación del ambiente y la salud en Mendoza.

Mendoza sigue avanzando en el tratamiento integral de todo tipo de residuos cuyo objetivo es contribuir a la prevención de enfermedades y el cuidado del ambiente. En este sentido 930.000 kilos de neumáticos fuera de uso han sido erradicados de diversas reparticiones públicas municipales, provinciales, privados y entes descentralizados.

El secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, detalló que “mediante el coprocesamiento de los neumáticos fuera de uso aprovechamos el valor energético de los desechos para lograr su total integración al proceso de producción del cemento bajo los más altos estándares ambientales y sin dejar ningún tipo de residuo”. Y agregó: “No solo estamos contribuyendo a la preservación del ambiente evitando que sean quemados a cielo abierto sino que evitamos la proliferación de enfermedades relacionadas con la acumulación de agua y residuos por la disposición inadecuada de los neumáticos”.

Cabe destacar que nuestra provincia se convirtió, a través de la Ley 9143, en la primera del país que da tratamiento y disposición final al 100% de este residuo. Esta ley prohíbe acumular neumáticos a cielo abierto, depositar y transportar neumáticos junto a otros residuos sólidos o residuos peligrosos, almacenar neumáticos fuera de uso cerca de depósitos artificiales o naturales de agua, disponer los neumáticos en escombreras o enterrarlos, abandonar neumáticos en espacios públicos, quemar neumáticos a cielo abierto, entre otros.

La directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany, explicó que desde su área, a los fines de disminuir y evitar la quema de neumáticos y promover el cumplimiento de la Ley, se está realizando un relevamiento en los distintos oasis productivos de la provincia: “Ya se relevó parte de la zona Este, Lavalle y las Heras en la Zona norte y comenzamos con la Zona Sur en el Valle de Uco. Durante las inspecciones hemos llegado a encontrar acopiados en una sola finca más de 700 neumáticos que ya estaban listos en una fila para ser quemados”.

La funcionaria detalló que “la metodología que se está utilizando es la de instruir al productor sobre el error de utilizar la metodología de la quema ya que no tiene ningún efecto real sobre las heladas y produce una gran contaminación con altos riesgos de incendio. Además se los interioriza sobre los alcances de la ley. Solo en caso que llegásemos a detectar quemas aplicamos las multas y los intimamos a hacer el retiro poniéndolos en contacto con el operador que tratará los neumáticos. De esta manera se coordina el retiro notificándose al municipio sobre la situación evaluada”.

La funcionaria mencionó que los resultados obtenidos hasta el momento han sido muy positivos. “Un claro ejemplo es el de una de las fincas que fue multada el año pasado por incurrir en una masiva quema de neumáticos. No solamente ya no realiza quemas sino que todas las fincas aledañas retiraron y pusieron a disposición del operador los neumáticos que tenían acopiados”.

Skalany también mencionó el caso del autódromo de San Rafael, donde “detectamos el acopio de gran cantidad de neumáticos, los habitantes del lugar realizaron las denuncias correspondientes ya que encontraron alacranes y arañas en el lugar de acopio habiendo notado también que estos se trasladan a sus viviendas con los riesgos que conllevan para la salud. Podemos llegar a estimar que durante este mes detectamos la presencia de más de 2500 neumáticos acopiados en diferentes sitios”.

La Ley 9146 y su Decreto Reglamentario 1374/2019

La quema de neumáticos fuera de uso (NFU) por diversos motivos, genera un impacto negativo sobre la calidad del aire ambiente, que ha sido analizado e informado por la DPA oportunamente.

Del mismo modo, el impacto negativo de esta práctica se ve reflejado sobre la seguridad en el tránsito vehicular, cuando el humo reduce la visibilidad a baja altura sobre las rutas y calles cercanas a dichas quemas.

Una de los motivos más difundidos de esta práctica en nuestra Provincia se produce en fincas de cultivos de diversos frutales, en un intento de evitar que las heladas tardías dañen la producción. Este fenómeno se produce en Mendoza generalmente durante los meses de agosto, septiembre y principios de octubre. Cabe destacar que esta actividad no tiene ningún efecto real sobre las heladas y produce una significativa contaminación ambiental, además de riegos de incendios.

La sanción de la Ley 9146 y su Decreto Reglamentario 1374/2019 permitió que exista un marco legal para evitar esta quema a cielo abierto, y a la vez dar una respuesta a la disposición final de los neumáticos usados, como un residuo sólido susceptible de ser incinerado en dispositivos que garanticen su combustión con el mínimo impacto de sus emisiones a la atmósfera y reducido residuo de cenizas.

En tal sentido, se habilitó el horno de la cementera Holcim para esta tarea. La Empresa ha realizado una inversión importante en técnicas de adecuación de estos neumáticos como carga para ese horno. La norma legal establece además que los municipios deberán adaptar sitios de acumulación transitoria que servirán de transferencia, hasta su tratamiento en la planta de disposición final.

Desde la sanción de la mencionada ley, la DPA ha venido cumpliendo con la tarea asignada de la gestión en el relevamiento y control de estos residuos.

En su accionar como respuesta a denuncias por las emisiones durante la quema de NFU para la lucha contra las heladas, durante el año 2019, se realizaron las inspecciones correspondientes y se aplicaron los términos de la mencionada ley, determinándose en algunos casos la aplicación de las multas previstas por su incumplimiento. En el caso que la combustión de los neumáticos desencadenase un incendio de mayores proporciones, el responsable podría ser juzgado a través del Código Penal, que prevé de 3 a 20 años de prisión o multas económicas. Las multas oscilan entre los $1700 a los $255.000, dependiendo de los daños ocasionados por el incendio.

Estas acciones dieron lugar que algunas fincas en las que se realizaban estas prácticas se comunicaran con la DPA para asesorarse sobre el tema y que las inspecciones posteriores pudieran advertir a quienes poseen acumulación de NFU por diversos motivos, sobre la existencia y aplicación de esta nueva norma legal.

A la fecha, a través del trabajo conjunto de la DPA con Holcim, se ha logrado el retiro de 930 toneladas de neumáticos usados que estaban acumulados en diferentes puntos del Gran Mendoza, los cuales fueron trasladados hacia esa planta de disposición final, estimándose que desde la vigencia de la ley hasta la finalización del año 2020 se trasladará un promedio de 250 a 300 neumáticos por cada finca inspeccionada.

Del mismo modo, se ha comenzado a inspeccionar y a instruir a otras actividades que por diferentes motivos poseen grandes acumulaciones de neumáticos fuera de uso, como también se comenzará a articular con los municipios para la habilitación de sitios de transferencia.

¿Qué es el coprocesamiento de neumáticos fuera de uso?

Consiste en el aprovechamiento de su valor energético para lograr la total integración al proceso de producción, sin dejar ningún tipo de residuo contaminante. El coprocesamiento es una técnica sustentable de gestión de desechos. En el caso de los neumáticos, al estar compuestos por material no biodegradable, permanecen como basura por muchos años y generan serios problemas ambientales y de salud, por lo que deben ser dispuestos de manera responsable, segura y ambientalmente sostenible. Además, su incorrecta disposición contribuye a la proliferación del mosquito y enfermedades asociadas, por lo que se debe evitar su acopio sin control.