El vuelo de Iberia IB6453, sin pasajeros, trataba de aterrizar en el aeropuerto José Joaquín Olmedo de Guayaquil, en Ecuador, pero en su aproximación a la pista, el piloto se percató de que había vehículos bloqueándola para impedir que el avión aterrice.

El comandante, al no poder aterrizar, debió desviar su ruta hacia Quito, donde pudo hacerlo con normalidad.