Empresarios del sector solicitaron al Gobierno provincial la reapertura de boliches siguiendo estrictos protocolos sanitarios.

Empresarios del rubro del entretenimiento pidieron al gobierno de Mendoza que habilite la organización de “fiestas controladas” en los boliches, sin barra de tragos y con “corralitos” para bailar entre amigos, separados del resto de los asistentes.

Rodolfo Martínez, integrante y vocero de la Cámara de la Industria del Entretenimiento Argentino de Cuyo (Idear), que nuclea a unos 260 locales de diversión que permanecen cerrados por la pandemia, dijo que analizará la propuesta el próximo miércoles con autoridades del gobierno.

“Estamos parados hace ocho meses y los chicos necesitan divertirse, por lo cual nuestra propuesta con protocolo y cuidados evitaría las incontrolables fiestas clandestinas que se suceden cada ve más los fines de semana”, dijo Martínez a la prensa.

Según señaló, “son 10.000 familias vinculadas que no reciben ingresos y los propietarios seguimos pagando rentas y servicios”. “Nos está costando mucho”, señaló.

La idea que impulsan los empresarios es la de montar separadores tipo corralito, donde grupos de amigos puedan bailar y divertirse en un sector limitado del salón, sin tomar contacto con el resto del público. 

También se considera inhabilitar las barras de tragos y las taquillas, a la vez que habría que pedir turnos para ir al baño. “Hay hartazgo y cansancio y los chicos necesitan divertirse”, dijo el empresario.


-->