Juan Roccabruna, quien trabajaba en la clínica del polémico médico, visitó Intrusos y contó detalles del tratamiento “antiviral” que ofrecía

Luego de la detención de Rubén Mühlberger y la clausura de su clínica, se suman testimonios sobre el dudoso accionar del médico.

Juan Roccabruna, quien era recepcionista en el lugar, habló con Intrusos y contó detalles de lo que sucedía en la clínica.

“RECIBÍAMOS CONSULTAS DE CORONAVIRUS, QUE SE COBRABAN 4 MIL PESOS Y LA PERSONA ERA ATENDIDA POR CUALQUIERA QUE ESTUVIERA EN LA CLÍNICA EN ESE MOMENTO PARA RECETARLE EL ANTIVIRAL”

Jorge Rial le consultó por controvertido tratamiento que promocionaba Mühlberger para curar el coronavirus y el joven contó: “En sus redes internas, desde la clínica, promocionábamos una atención de prevención de coronavirus. Recibíamos consultas de coronavirus, que se cobraban 4 mil pesos y la persona era atendida por cualquiera que estuviera en la clínica en ese momento para recetarle el antiviral”.

“Ahí es donde yo empecé a tener cierta contradicción porque las personas que llamaban creían que necesitaban este producto. Yo, por mi cuenta, les aclaraba por teléfono que era una defensa. A mí nadie me indicó que aclarara eso”, reveló Roccabruna.

“EL FRASCO DE SESENTA PASTILLAS SALE 4500 PESOS, QUE TE DURABAN UN MES PORQUE ERAN DOS TOMAS DIARIAS”

El exempleado de Mühlberger contó que además de los cuatro mil pesos de la consulta, las pastillas no eran para nada económicas: “El frasco de sesenta pastillas sale 4500 pesos, que te duraban un mes porque eran dos tomas diarias”.

Y describió cómo era el procedimiento: “Nosotros solo tomábamos el turno para una consulta de prevención de coronavirus, la persona venía y el doctor dio la orden de que lo atendiera cualquiera, ya sea una nutricionista o enfermera para que le recete el antiviral. Porque para todos era lo mismo, no necesitaba atender al paciente y ver qué particularidad tenía”.



/" target="_blank">