El doctor Gonzalo Caligiuri declaró en la investigación sobre lo acontecido durante el brote psicótico del músico.

El psiquiatra Gonzalo Caligiuiri declaró en la causa que investiga cómo sucedió el brote psicótico de Chano Charpienter, que terminó con un balazo de un policía que le comprometió seriamente la salud.

El profesional de OSDE contó que llegó a las 22.30 del domingo a la casa de Exaltación de la Cruz y que Marina Charpentier le explicó que su hijo desvariaba y que aparentemente “había consumido estupefacientes”.

Relató que se acercó junto a la madre al ventanal de la habitación, se presentó como psiquiatra y que en ese momento el músico “comenzó a insultar y a amenazar a su madre” y a él diciendo que “le iba a clavar un cuchillo en la yugular”.

Señaló que ante esa actitud se retiraron hacia la parte delantera de la vivienda y vieron que “Chano” egresó de la casa con una “elemento cortopunzante con el cual hacía movimientos de apuñalamiento hacia su madre”, quien al intentar alejarse “tropieza y cae el suelo”.

Luego, dijo que “Chano” se dirigió hacia él “con una actitud demasiado agresiva”, pero logró esquivarlo y salir de la propiedad.

El psiquiatra contó que “Chano” comenzó a golpear la parte trasera del auto de su padrastro con un elemento contundente “tipo palo” y que luego entró a la casa gritando “¡los voy a matar!”.

Explicó que dados los hechos que presenció, fue a buscar a personal de seguridad privada que vez llamó a la policía, y que emitió la orden para la internación del músico.

Dijo que una vez arribado el personal policial, fracasó el intento para que “Chano” acepte la derivación.

Caligiuri reconoció que tanto él como otros médicos que habían llegado “recomendaron el ingreso para realizar una derivación forzosa”.

Relató que vio cómo Chano amenazó de muerte a su madre y a los presentes y que todos lograron salir del predio menos uno de los tres policías que habían arribado.

El psiquiatra dijo que “la siguiente escena” ya no estuvo “al alcance de su vista”, por lo que sólo podía manifestar que “se escucharon gritos y un disparo”, tras lo cual, al ingresar vio a al músico “ya en el suelo”.


-->