El Peque no pudo contra el español que sacó a relucir por qué es el máximo ganador de este Gran Slam. Perdió por 6-3, 6-3 y 7-6 (7-0).

El argentino Diego Schwartzman luchó hasta donde le fue posible pero no pudo evitar la eliminación de Roland Garros, al caer hoy en las semifinales frente a Rafael Nadal por 6-3, 6-3 y 7-6 (7-0) en un partido que fue ampliamente dominado por el tenista español, 12 veces campeón del Grand Slam francés.

Schwartzman, ubicado en el puesto 14 del ranking mundial de la ATP, claudicó luego de tres horas y nueve minutos de juego ante Nadal (2), en la cancha central Philippe Chatrier del complejo ubicado en el barrio parisino de Bois de Boulogne, en la primera semifinal del cuadro masculino.

El mallorquín de 34 años, considerado el mejor tenista de todos los tiempos sobre superficie de polvo de ladrillo, irá en busca de un trofeo más de Roland Garros para lucir en sus vitrinas el domingo próximo frente al vencedor de la semifinal que animarán más tarde el serbio Novak Djokovic (1) y el griego Stefanos Tsitsipas (6).

El argentino, por su parte, quien había vencido por única vez en su carrera a Nadal hace poco más de dos semanas en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma (el español le ganó en total 10 veces), no olvidará su actuación en París, ya que haber llegado hasta las semifinales le permitirá concretar uno de los objetivos que se había propuesto y desde el lunes próximo será “top ten”, cuando asome octavo en el nuevo ranking que dará a conocer la ATP.

La actuación de Schwartzman, sumada a la de Podoroska, transformaron a la edición 2020 de Roland Garros en histórica para el tenis argentino, puesto que se volvió a tener presencia en un Grand Slam francés y recordó aquella de 2004 que ganó Gastón Gaudio.

La última vez que el tenis argentino pisó fuerte en París fue ese año, cuando el “Gato” Gaudio alzó el trofeo tras imponerse en semifinales sobre el cordobés David Nalbandian y en la final ante el santafesino Guillermo Coria, al tiempo que en el cuadro de damas la pergaminense Paola Suárez se instalaba entre las cuatro mejores del torneo más importante del mundo sobre polvo de ladrillo.