Tras la noticia de que un niño de cinco años murió en Neuquén por un paro cardiorespiratorio luego de consumir dióxido de cloro , el Ministerio de Salud de la Nación publicó un comunicado donde aclara que no autoriza la utilización de esta “sustancia peligrosa”.

“El Ministerio de Salud de la Nación recuerda que la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte del Ministerio para su comercialización y uso”, resalta el comunicado.

Y continúa: “En este sentido, la ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

“Por otra parte, en caso de síntomas compatibles con el COVID-19 no debe automedicarse y tiene que comunicarlo al sistema sanitario de su respectiva localidad para su correcta atención”, concluye el mensaje del Ministerio.

Un niño de 5 años murió en la madrugada de ayer en el Hospital de la localidad neuquina de Plottier tras ingresar a la guardia médica con un cuadro cardio-respiratorio. Según informaron los padres, el niño había consumido dióxido de cloro el día anterior. En el marco de la pandemia, son varias las noticias falsas que giran alrededor del coronavirus. Una de las que se instaló, y que de hecho se implementa en algunos países, es la del consumo de dióxido de cloro para combatir la enfermedad.

A partir de la denuncia radicada por las autoridades sanitarias, el caso se encuentra en investigación y se esperan los resultados de la autopsia al cuerpo del niño para avanzar con el caso.



/" target="_blank">