Integró un contingente de estudiantes que aterrizó en Ezeiza el sábado pasado y que arrojó 44 casos positivos. Sin respetar el ASPO, se mostró a las pocas horas junto a su padre y dirigentes xeneizes en el Boca-River.

Tras el empate entre Boca y River del pasado domingo en La Bombonera, Juan Román Riquelme se vio involucrado en un escándalo que tiene como protagonista a su hijo Agustín.

Según informó el portal Doble Amarilla, el hijo de Román fue uno de los integrantes del grupo de 149 estudiantes que volvió de su viaje de egresados en Cancún, varios de los cuales dieron PCR positivo.





Pese a que Agustín no fue uno de los infectados con Covid-19, sí le recomendaron que se aisle en su casa por precaución, aunque fue solo una sugerencia y no una obligación.

De acuerdo a lo informado por dicho portal Agustín ya tuvo coronavirus tiempo atrás y no viajó en el mismo vuelo con aquellos que dieron PCR positivo.

Además, desde Boca explicaron que hay un importante cuidado en el club teniendo en cuenta, principalmente, la situación de Miguel Ángel Russo.

Por otra parte, indican que no hubo un pedido de cuarentena para los llegados de Cancún “que no viajaron con los positivos”, pese a que otros chicos que tampoco viajaron con los infectados sí están cumpliendo aislamiento.

Agustín estuvo durante el superclásico en el palco, junto a su padre. También estuvieron presentes, entre otros, Antonio “Chipi” Barijho y miembros del Consejo de Fútbol como Jorge “Patrón” Bermúdez. 

El palco de Riquelme y el de otros dirigentes fue centro de otra polémica en redes sociales. Muchos hinchas y socios se quejaron de que tienen la cuota al día, pero no pueden ir a la cancha. Sin embargo, familiares y amigos de los dirigentes y de los miembros del Consejo se hicieron presentes en la Bombonera.


-->