Latam Airlines Group y sus filiales en Chile, Perú, Colombia, Ecuador y Estados Unidos presentaron este lunes una solicitud para reorganizarse bajo la protección del Capítulo 11 en EEUU, que implica un concurso preventivo, pero la medida no alcanza a las filiales de la compañía en la Argentina, Brasil y Paraguay, según informaron a Télam fuentes de la empresa.

“Se trata de un concurso preventivo para que la compañía se reorganice, no es una quiebra ni una bancarrota”, explicaron las fuentes, que además, indicaron que el Capítulo 11 en los Estados Unidos está diseñado para permitir que las compañías operen sus negocios de la manera habitual a través de un proceso de reestructuración ordenado, mientras resuelven sus cuestiones financieras.

Detallaron que “las filiales en Argentina, Brasil y Paraguay no están incluidas en la solicitud del proceso de reorganización bajo el Capítulo 11, dado que las disposiciones legales de Estados Unidos no tienen incidencia en la normativa argentina”.

La medida, de acuerdo con un comunicado emitido por el Grupo, se tomó con el apoyo de las familias Cueto y Amaro y Qatar Airways, dos de los mayores accionistas del grupo, y como consecuencia del impacto sin precedentes que ha generado la Covid-19 en la industria mundial de aviación.

Latam Group indicó que “este proceso de reorganización le proporciona a la empresa una oportunidad para trabajar con los acreedores del grupo y otras partes interesadas, para reducir su deuda y obtener nuevas fuentes de financiamiento, dándole las herramientas para transformar al grupo acorde a esta nueva realidad”.

“Latam entró a la crisis de la Covid-19 como un grupo de aerolíneas saludable y rentable, sin embargo, circunstancias excepcionales han generado un colapso de la demanda y no sólo han detenido a la aviación global y sus ingresos, sino que han cambiado a la industria hacia el futuro,” dijo Roberto Alvo, CEO de Latam.

“Hemos implementado una serie de medidas difíciles para mitigar el impacto de esta disrupción sin precedentes a nivel de toda la industria. Pero, al final de cuentas, este camino representa la mejor opción para sentar las bases correctas para el futuro de nuestro grupo de aerolíneas”, indicó.

“Tenemos la mirada puesta en un futuro post-Covid-19 y estamos enfocados en transformar al grupo para adaptarlo a una nueva forma de volar, donde la salud y la seguridad de nuestros pasajeros y colaboradores son los objetivos primordiales”, agregó.

Destacaron que el grupo ha asegurado el apoyo financiero de sus accionistas, incluidos las familias Cueto y Amaro, que tienen una relación de larga data con el grupo y Qatar Airways, quienes inyectarán US$ $900 millones en financiamiento adicional bajo una estructura de deudor en posesión (DIP, Debtor in Possession).

Latam y sus filiales también están sosteniendo conversaciones con los gobiernos respectivos de Chile, Brasil, Colombia y Perú, para buscar apoyo para acceder a financiamiento adicional, proteger empleos, en la medida que sea posible y minimizar la disrupción de sus operaciones.