Los médicos de ambos clubes lo auxiliaron de inmediato: el rugbier estaba consciente, pero le faltaba el aire.

El rugby argentino sufre por el fallecimiento de Lucas Pierazzoli, jugador de Hurling, equipo de la Primera B (tercera categoría de la URBA). Tenía 28 años y había chocado cabeza con cabeza con un rival en el duelo frente a SITAS. Estaba internado en el hospital Posadas, donde le habían declarado muerte cerebral. Lamentablemente este domingo se confirmó el deceso.

El hecho había ocurrido cuando solo quedaban cinco minutos para el final del partido y el golpe le causó un paro cardiorrespiratorio.

En un video que fue difundo por Primer Plano muestra cómo fue el momento en la que Lucas termina gravemente lesionado. Son 25 segundos de lo que parece una jugada normal de partido, pero que finalmente termina siendo fatal.

Las imágenes arrancan con Pierazzoli llevando la pelota hasta que un rival lo derriba. Después ocurre una jugada normal de partido, que es una especie de montonera en el que chocan jugadores de ambos equipos a disputar la ovalada. En ese momento, Lucas queda debajo, inerte, y ni sus compañeros, ni el árbitro logran darse cuenta de la grave situación.

Después de esto, los médicos de ambos clubes lo auxiliaron de inmediato: el rugbier estaba consciente, pero le faltaba el aire. También acudieron a su atención otros tres médicos -padres de otros rugbiers- que se encontraban en la tribuna.

El último parte médico informaba que el jugador había sufrió muerte cerebral, tenía varias vértebras fracturadas y se encontraba conectado a un respirador artificial.

“La Unión Argentina de Rugby despide con profundo dolor a Lucas Pierazzoli, jugador de primera división del club Hurling. Nuestra institución acompaña a los familiares, amigos y seres queridos en este triste momento”, expresaron desde la UAR en un breve comunicado publicado en sus canales oficiales. “Recordamos a Lucas del mismo modo que lo hicieron quienes tuvieron la fortuna de conocerlo: como un amante del rugby que disfrutaba del deporte cada día, reconocido dentro y fuera del campo de juego, tanto por sus compañeros como sus ocasionales adversarios deportivos”, agregó el texto.

A través de sus redes sociales, el club Hurling anunció que las instalaciones de la entidad deportiva permanecerán cerradas mientras acompañan a la familia en este difícil momento.


-->