Fuentes de Casa Rosada afirmaron que “puede haber alguna pequeña modificación, pero se va a usar como base el decreto 287”.

El Gobierno tiene “prácticamente decidido” prorrogar por dos semanas el DNU que estableció el Semáforo Epidemiológico, el cual entraría en vigencia desde el próximo sábado, y poner “el foco en los controles migratorios” para evitar el ingreso al país de nuevas cepas de coronavirus.

Así lo indicaron a NA fuentes de Casa Rosada, que precisaron “al no hacer aperturas tan grandes se puede consolidar la baja de la curva de contagios” que se observó en las últimas semanas. En ese marco, las mismas fuentes afirmaron que “puede haber alguna pequeña modificación, pero se va a usar como base el decreto 287”.

El DNU 287, que se publicó en el Boletín Oficial el pasado 1 de mayo, estableció cuatro fases sanitarias: zonas de bajo riesgo epidemiológico, de riesgo medio, de alto riesgo y de alarma. De acuerdo a esta normativa, las zonas que se encuentren en alarma epidemiológica deberán tener restringida la circulación nocturna, prohibir las reuniones sociales y suspender las clases presenciales.

Además, explicaron que al ser una renovación de las medidas actuales, no se realizará ningún anuncio exclusivo sobre este tema. Dado que el presidente Alberto Fernández viajará mañana a la provincia de Córdoba, la medida podría ser explicada en el marco de la actividad presidencial.

Con la “ley pandemia” bloqueada en la Cámara de Diputados al menos hasta la próxima semana, el Ejecutivo volverá a fijar las medidas restrictivas a través de un DNU, y no se descarta que el mismo tenga alguna medida específica para que se endurezcan las restricciones de ingreso a la Argentina. No obstante, vale recordar que las fronteras permanecen cerradas para extranjeros que quieran venir al país a hacer turismo, aunque pueden ingresar por motivos laborales con autorización.

Previo a que se conozca el alcance de la normativa que fijará el Ejecutivo nacional, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunció hoy una flexibilización de las restricciones por la pandemia en la Ciudad de Buenos Aires.

De esta manera, la Ciudad de Buenos Aires anunció una flexibilización de las restricciones con nuevas disposiciones que alcanzan a bares, restaurantes, gimnasios, iglesias, templos, salones de fiestas y actividades deportivas. Mientras tanto en la Provincia se respetará el semáforo epidemiológico y cada municipio permanecerá en la fase que le corresponde de acuerdo al número de contagios e internados en terapia intensiva.

Desde el Gobierno bonaerense afirmaron que en la provincia de Buenos Aires “se va a continuar con el sistema de fases”, por lo que “cada municipio continuará en la fase que le corresponde a la incidencia de casos y ocupación de camas de terapia intensiva”. “En la Provincia vamos a seguir con el sistema de fases que tan buenos resultados generó, adaptándonos a los parámetros del DNU nacional”, concluyeron.

La decisión del Gobierno podría tener lugar en un momento en el que la curva de contagios muestra una sostenida baja.

Variante Delta

Si bien mantendrá el semáforo epidemiológico utilizado hasta el momento, se dispone a aplicar un cambio ante la aparición de la variante Delta de la India, que se transmite con más velocidad y presenta una mayor peligrosidad.

 la Casa Rosada analiza reducir el cupo de personas habilitadas para ingresar por día al país y disminuir la cantidad de vuelos por semana. El motivo que impulsaría esta decisión es el posible ingreso de la variante Delta a la Argentina. En rigor ya se detectaron tres casos de este linaje, pero aún, según las autoridades, no existe transmisión comunitaria.

Un reciente informe preocupó a las autoridades de la Casa Rosada. Se trata de un documento que indica que 287 personas incumplieron la cuarentena obligatoria tras regresar a la Argentina desde el exterior. El escrito expone que el 38% de los ingresantes no cumplió con la normativa. Esta situación indica que si alguno de los pasajeros porta la variante Delta podría estar transmitiendo el virus de manera local. La Dirección Nacional de Migraciones los denunció por haber incumplido los artículos 205 y 239 del Código Penal.

En el Gobierno entienden que la única manera de evitar la circulación comunitaria de esta cepa es con mayores controles en las fronteras y con una baja en la cantidad de personas que ingresan al país desde el exterior. Mientras tanto la Casa Rosada apostará a continuar con el plan de vacunación para inmunizar a la mayor cantidad de personas posibles en medio del invierno.

Fuente NA y TN


-->