El gobierno sigue furioso por la demora de los bancos para acatar las órdenes del Banco Central e intuye que ciertos recursos que se inyectaron para amortiguar el parate por coronavirus se hayan volcado a la compra-venta de dólares en el mercado paralelo. El ministro de Economía Martín Guzmán anunció que vienen cambios muy fuertes cuando todo esto haya pasado.

En medio de una entrevista concedida a El Cohete a la Luna, el ministro de Economía Martín Guzmán anunció que se vienen cambios muy fuertes en el sector financiero y bancario: “Endeudarse en dólares tiene riesgos siempre. Si los dólares se destinasen a aumentar la capacidad productiva de aquello que genera dólares, sería sostenible. Pero siempre hay un riesgo. Lo saludable es que los países tomen deuda en su propia moneda. Lo vemos con los países vecinos que también sufren el coronavirus, pero no están teniendo problemas de deuda externa. Los que tienen problema son los que se endeudaron en dólares, como Ecuador y nosotros, y ya nos pasaba antes del coronavirus. Esto es parte de un problema integral que queremos cambiar, que es la forma en que operan los bancos y el sistema financiero. Hay una situación anómala desde 2002, cuando se crearon las LEBACs, porque en un contexto de default no era posible intervenir vía deuda del Tesoro. En los últimos cuatro años se profundizó un esquema en el cual los depósitos que en un mundo normal deberían canalizarse hacia la inversión productiva, los bancos se los prestan al Banco Central, que termina emitiendo para pagar intereses altísimos, ahora por las LELIQs. No se cumple el objetivo de que los bancos canalicen el ahorro en inversión.

Esto es un proceso que la Argentina debe transitar. No se hace en un día. El país tiene que recuperar condiciones para que la función del sistema financiero sea canalizar el ahorro en inversión, ya sea pública o privada productiva. Lo que venía ocurriendo es que se considera a la deuda del Tesoro como riesgosa y por lo tanto se hace difícil que aquella liquidez que no absorbe el Banco Central termine yendo a la deuda del Tesoro que pueda ser utilizada para financiar políticas públicas. Hay que recuperar el mercado de duda pública del Tesoro en pesos, y ese también es un proceso.

Sobre el Contado con Liquidación, no son los bancos los que lo operan… La forma de lidiar con eso es tener activos en moneda local que tengan un incentivo sobre el Contado con Liquidación. Si por miedo al Contado con Liquidación no avanzamos en reformas necesarias para cambiar la estructura económica argentina, no vamos a sentar condiciones para un desarrollo…”

Consultado sobre una posible reforma de la ley de entidades financieras de 1977, para enfrentar con mayor autoridad desde el Estado la relación compleja con los bancos, Guzmán disparó:

“Toca hacer y necesitamos hacer un número importante de reformas y ese es el camino que emprendimos. En cuanto a la forma y al cómo, los detalles se irán anunciando, pero efectivamente apuntamos a tener un sistema financiero que funcione de una manera distinta, con bancos que tengan otras reglas del juego, con condiciones monetarias y financieras distintas. Lo que hablábamos de las LELIQs, en que la tasa de política monetaria está tan arriba de lo que paga el Tesoro y el negocio básico de los bancos es favorecer la especulación, tiene que cambiar. Y estamos trabajando para cambiarlo.

Esos detalles, llegado el caso y con los cuidados oportunos se van a ir anunciando. Cuando se trata de medidas que requieren certidumbre las vamos comunicando por escrito. Pero efectivamente el principio básico es que tengamos un sistema financiero que canalice los ahorros de la gente en inversión y no los use para especular y generar renta financiera”.

El funcionario también se refirió a las medidas para asistir a empresas en el marco de la pandemia: “Habrá una extensión del esquema de asistencia al trabajo y a la producción, reconociendo que los sectores que están enfrentando dificultades ya son más que los inicialmente afectados”.

En diálogo para el diario La Voz del Interior, Guzmán agregó que “habrá un agrandamiento de la protección. Al mismo tiempo, también estamos trabajando en el desarrollo de mecanismos de financiación. Que el mismo Estado tenga la posibilidad de financiarse”.

Hoy, en el contexto de una fuerte crisis financiera, Argentina está en una situación de virtual default, entonces estamos trabajando fuerte para que el mercado en deuda de la propia moneda (pesos) se pueda desarrollar y Argentina cuente con esa forma de financiamiento, que es la forma sana. Los países que se endeudan en dólares tienen muchas más chances de tener problemas que aquellos que se endeudan en su propia moneda”, concluyó.

Respecto al enojo con los bancos, no sólo parte de los funcionarios. El público en general muestra también su indignación en las encuestas: bancos y empresarios forman parte del problema según la sociedad, y no de la solución.

Y quienes reciben menos confianza de parte de la opinión pública son los empresarios. Sin duda, un tema que deberán resolver porque los deja frágiles ante cuestiones tales como paquetes tributarios u otras contribuciones que les demande la sociedad. Como estamento socioeconómico, lucen a la intemperie. Probablemente la opinión positiva aglutine 2 comportamientos: la inflación en la emergencia, con algunos abusos muy evidentes en precios de alimentos, y la escasez de demostraciones de solidaridad en la mayoría aunque hubo / hay algunas excepciones.

Fuente Urgente 24.