Es en el marco de la denominada causa la “Ruta del dinero K”. También pidió una pena de 9 años para su hijo, Martín

El fiscal federal Abel Córdoba pidió esta tarde la pena de 12 años de prisión para el empresario Lázaro Báez, en el marco de la causa por lavado de dinero conocida como la “Ruta del dinero K”.

Así lo reclamó el representante del Ministerio Público al hacer su alegato ante el Tribunal Oral Federal 4, al tiempo que también pidió la condena de 9 años para Martín Báez, hijo del empresario, ambos detenidos en el penal de Ezeiza.

Durante su alegato, el fiscal sostuvo que el hijo mayor de Báez encabezó junto a su padre las maniobras de lavado de dinero por las que ambos son ahora juzgados y que sus tres hermanos menores “compartieron” roles y funciones para concretar el delito por un monto que se calcula en 55 millones de dólares.

La audiencia del juicio, conocido como “ruta del dinero”, se realizó por vía remota, atento a las medidas de aislamiento dispuestas por el Poder Ejecutivo, en el marco de la pandemia de coronavirus.

Sobre los hijos de Báez, el fiscal ubicó a Martín Báez “como quien junto a su padre ha encabezado las maniobras de lavado” con coordinación “con los profesionales que toman a cargo la empresa de lavado, primero Fariña, luego Perez Gadín y Chueco”.

“Esto nos refleja su interés por sofisticar la maniobra, lo encontramos en reuniones en Suiza”, sostuvo el fiscal, al mencionar los bancos de ese país donde se abrieron cuentas.

La “responsabilidad de Martín Báez es evidente del inicio al fin de la maniobra, es el autor con mayor protagonismo en estos hechos, aún con mayor protagonismo personal que su padre”, consideró.

Sobre sus tres hermanos, Leandro, Luciana y Melina, la fiscalía los acusó como partícipes necesarios con “roles y funciones compartidas”.

“Han tenido actuar paralelo y asumen grados de participación semejante con alguna preeminencia de Leandro Báez, los tres actúan en el mismo plano con actuar consciente y coordinado”, sostuvo.

Córdoba aludió también a la situación del financista Rossi, sobre quien descartó que haya sido un “cadete” en la financiera que se ocupaba de manejar el dinero de los Báez.

“Aporta experiencia, conocimientos, contactos y disposición incondicional para erigir el entramado societario en el exterior y abrir cuentas en Panamá y Suiza”, enumeró Córdoba.

Rossi “tenía el control de las cuentas, él solo movió alrededor de 15 millones de dólares. Su intento de posicionarse como cadete que hace algunos mandados no se sustenta”, concluyó.

Te Puede Interesar