El edificio de la tragedia presentaba numerosas fallas estructurales.

El edificio colapsado en Miami necesitaba reparaciones y obras por un valor de más de nueve millones de dólares, incluidos 3,8 millones solo para el garaje y la piscina, que deberían haberse impermeabilizado adecuadamente, lo que no se realizó.

Esa es una de las nuevas revelaciones conocidas hoy del informe de 2018 realizado por una consultora, que destacó que el edificio tenía daños estructurales.

Casi tres años antes de que se derrumbara el condominio Champlain Towers frente al mar cerca de Miami, una empresa de ingeniería estimó que las reparaciones importantes que necesitaba el edificio costarían más de 9 millones de dólares, según los correos electrónicos recientemente publicados, según consignó la agencia ANSA.

El correo electrónico de la firma Morabito Consultants fue parte de una serie de documentos publicados por la ciudad de Surfside, en el condado de Miami-Dade, mientras continuaban hoy los esfuerzos de rescate en el sitio del edificio derrumbado, entre escombros, donde se confirmó la muerte de cinco personas y 156 siguen desaparecidas, entre ellos, 9 argentinos.

La publicación de la estimación de costos de 2018 siguió a la publicación de otro documento de la empresa que mostraba que la plataforma de la piscina de la planta baja del edificio descansaba sobre una losa de concreto que tenía “daños estructurales importantes” y necesitaba una reparación exhaustiva.

Ese informe también relevó “abundantes grietas y desconchados” de columnas, vigas y paredes de concreto en el estacionamiento.

El informe no advirtió sobre el peligro inminente de los daños y no está claro si alguno de los daños observados fue responsable del colapso de Champlain Towers South, lo que se está investigando.

La estimación de costos mostró que las reparaciones en todo el edificio costarían más de 9,1 millones de dólares, y que el costo del trabajo en el garaje, la entrada y la terraza de la piscina representaría más de 3,8 millones.

El reporte también señaló que muchos de los intentos anteriores del edificio para reparar las columnas y otros daños con epoxi (una resina especial) se vieron empañados por la mano de obra defectuosa y estaban fallando.


-->