El 10 llegó a primera hora de la mañana del martes e inmediatamente aceptó sacarse fotos con los hinchas que lo estaban esperando

A primeras horas del martes, Lionel Messi llegó a la Argentina acompañado de Ángel Di María y Leandro Paredes, tras volar anoche desde París para sumarse a la Selección de cara a los tres partidos que se vienen por Eliminatorias Sudamericanas. El avión que trajo a la Pulga llegó bien temprano, por lo que no fue una de las recibidas multitudinarias la que tuvo Leo en la parte de vuelos privados en el aeropuerto de Ezeiza, pero se encontraban dos chicos que le suplicaron una selfie al Diez.

“Leo, somos dos nada más. Una foto por favor”, se empezó a escuchar del otro lado de la reja ni bien apareció Messi, que tenía a la camioneta de la AFA esperándolo en la puerta. El silencio de la mañana de Ezeiza permitió que los gritos llegaran al 10, que se bajó del vehículo y caminó hasta donde estaban los dos hinchas para sacarse fotos y firmar una camiseta. Premio para los dos fanáticos que madrugaron: mientras se acercaba le contaron que lo estaban esperando desde las cuatro de la mañana.


-->