El piso vigente hasta hoy era de 26,6 por ciento. La medida estará vigente desde el lunes próximo.

El Banco Central de la República Argentina subió la tasa de plazos fijo al 30% en un intento de contener al dólar. La tasa vigente hasta hoy tenía un mínimo de 26,6 por ciento.

En un comunicado de esta mañana se oficializó la medida de elevar “la tasa mínima para remunerar a las imposiciones en plazos fijos al equivalente a 79% de la tasa de política monetaria Leliq, que deberán ofrecer a partir del 1 de junio de 2020 las entidades financieras del Grupo A, que representan casi la totalidad del sistema. La Comunicación “A” 7027 aprobada por el directorio del BCRA elevó de 70% a 79% de la tasa Leliq la remuneración de los plazos fijos”.

Significa para los ahorristas, sin importar el volumen o razón social, una Tasa Nominal Anual de 30,02% (TNA) y una Tasa Efectiva Anual de 35% (TEA). El beneficio de la tasa mínima no estará disponible para las empresas que hayan accedido a las líneas de financiación a una tasa subsidiada del 24%”, indicó la entidad que preside Miguel Ángel Pesce.

Se trata de una medida para seducir a inversores a que se queden en pesos en vez de pasarse al dólar. Pero no sólo es clave para lograrlo que la inflación se mantenga en niveles bajos, sino especialmente que el tipo de cambio tenga un comportamiento más estable.

Ayer, el Central endureció aún más las restricciones para operar en el mercado cambiario. ¿El objetivo? Suavizar la demanda de dólares oficiales y al mismo tiempo reducir las brechas cambiarias. En este caso, la medida es para las empresas, tanto para llevar adelante importaciones como para aquellas que deban pagar deudas en el exterior.

Si bien no se tocaron las restricciones para los pequeños ahorristas, que podrán seguir comprando los 200 dólares “solidarios” también en junio, hasta último momento el directorio de la entidad analizó incluirlos también, alternativa que finalmente fue descartada.

Las principales medidas adoptadas por el BCRA son:

– Las empresas que cuenten con “activos líquidos originados en la formación de activos externos”, es decir, que dispongan de dólares depositados por fuera del sistema financiero local, deberán disponer primeramente de esos recursos para el pago de obligaciones con el exterior.

Miguel Pesce, presidente del BCRA (María Amasanti/Bloomberg)
Miguel Pesce, presidente del BCRA (María Amasanti/Bloomberg)

– Se extiende a 90 días previos y 90 días posteriores la restricción para realizar operaciones de compra venta de títulos públicos en moneda local con liquidación en divisas para las empresas que requieran acceder al mercado oficial de cambios.

– Las empresas deberán pedir autorización al BCRA para comprar dólares destinados al pago de importación de bienes si redujeron sus obligaciones comerciales al 1 de enero de 2020.

Una de las medidas más fuertes es prohibir que las empresas adelanten importaciones, lo que debería reducir la demanda en el mercado cambiario oficial.

El Banco Central calcula que estas operaciones suman un monto de unos USD 2.000 millones. Se trata de importadores que buscan adelantarse y acceder al mercado aprovechando el atraso del tipo de cambio oficial, cubriéndose así de un eventual salto cambiario.