Rodolfo Baqué presentó en la fiscalía de San Isidro audios que demuestran que a Dahiana Madrid le prohibieron acercarse a Maradona.

El abogado Rodolfo Baqué que representa a la enfermera Dahiana Gisela Madrid, que estaba en el día que falleció Diego Maradona, aportó audios que demuestran que ella no podía acercarse al paciente en la causa que investigan los fiscales Laura Capra, Cosme Irribarren y Patricio Ferrari.

“Vinimos a presentar una serie de audios de un chat que integraba la enfermera Madrid del cual después fue excluida, donde se dan a conocer las cosas que sucedían en la casa”, dijo Baqué quien explicó que en las pruebas presentadas también esta asentado el día que Maradona echó a los asistentes terapéuticos.

Sobre quién le daba las órdenes a la enfermera, el abogado manifestó: “A ella le daban directivas respecto de la medicación psiquiátrica se la daba la psiquiatra, y después tenía conversaciones médicas con el Dr. (Leopoldo) Luque”, sin embargo agregó que en el chat estaban “el psicólogo Carlos Díaz, Jana, Giannina, Dalma, la psiquiatra, el responsable de los asistentes terapéuticos y otro enfermero”.

Según especificó Baqué su clienta fue contratada el viernes 13 de noviembre y que mantuvo “un trato normal con Maradona y tenía asistentes terapéuticos que lo acompañaban las 24 horas”, pero el lunes 16 de noviembre los asistentes terapéuticos ya no estaban y ese día Maradona también la echa a ella. En ese momento, Madrid recibe la orden de “que se quede pero alejada porque él (Diego Maradona) no quería ser atendido por ella”.

Al ser consultado porque su representada fue echada por Maradona, expresó: “Maradona la echó porque ella era un impedimento para consumir. A partir de eso el entorno, los médicos tratantes y la familia le dijeron que se quede por si había alguna emergencia y que le suministrara la medicina psiquiátrica, que era la única que tomaba Maradona, hasta la puerta del play room y ahí se la daba Maxi o Jony”.

En otro tramo, Baqué especificó que la enfermera “suministraba sin evaluar al paciente” y que los chequeos que se podían hacer llegaban “a la empresa que la contrataba y a los médicos”. Por otro lado, aclaró que a Dahiana Madrid “no le consta que Maradona haya tomado ningún tipo de droga ilícita ni alcohol”.

Sobre la situación que vivía Maradona en la casa dónde estaba hospedado, Baqué fue taxativo: “él se iba resistiendo al tratamiento e iba imponiendo sus condiciones”, y añadió: “No era un paciente psiquiátrico pero era un adicto”


-->