Con Estados Unidos a la cabeza, el Grupo de Lima y el Reino Unido expresaron hoy su rechazo a los resultados de las elecciones de Venezuela celebradas ayer y en las que el presidente Nicolás Maduro recobró el control del Parlamento

Estados Unidos, que lidera la presión contra Maduro con sanciones económicas a Venezuela, incluido un embargo petrolero vigente desde abril de 2019, tachó de “farsa” estas elecciones.

En coincidencia con las directrices de Washington, el Grupo de Lima expresó hoy en una declaración suscripta por 16 países y divulgada por la cancillería de Perú que las elecciones legislativas de ayer “carecen de legalidad y legitimidad” y consideró que el triunfo del chavismo no debe ser reconocido por la comunidad internacional.

El bloque, formado en 2017 por iniciativa de Perú, afirmó que los comicios “fueron llevados a cabo sin las mínimas garantías de un proceso democrático, de libertad, seguridad y transparencia, ni de integridad de los votos, ni la participación de todas las fuerzas políticas, ni de observación internacional”.

Maduro recuperó el control del Parlamento en unas elecciones boicoteadas por casi toda la oposición y marcadas por una alta abstención del 69% y un fuerte rechazo internacional.

La declaración del Grupo de Lima fue firmada por Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía, países que reconocen al líder opositor parlamentario Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela en su calidad de titular de la Asamblea Nacional elegida en 2015.

Los países que conforman el Grupo de Lima son parte del medio centenar que consideran ilegítimo el segundo mandato de Maduro, iniciado en enero de 2019.

“Seguimos reconociendo a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y como presidente constitucional interino de Venezuela”, afirmó hoy el ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, reafirmando su apoyo al líder opositor.

A través de las declaraciones de Raab, Reino Unido también adelantó que “no reconocerá la legitimidad” de la nueva Asamblea Nacional “basada en unas elecciones profundamente defectuosas el 6 de diciembre”.


-->